Isotipo de la Fundación de Poetas
La Blinda Rosada
CHINA
La lista de la Fundación de Poetas
Poesía china
     
POEMAS
El vino
En la montaña, respuesta al hombre vulgar
En el templo de la cumbre
Sentado en la Montaña de la Reverencia

LI PO
(701 - 762)

 
   

Junto con Tu Fu es el más grande de los poetas Chinos. Es también una de las figuras más excepcionales de la historia de la literatura China, por su carácter, su estilo de vida, su espíritu libre y su genio poético. Cuando el poeta Chin-chang lo conoció, lo llamó "Un Inmortal exiliado en la tierra". Nativo de Szechwan, a los veintisiete años dejó su provincia natal, y viajó por el país. Estudió y entrenó con varios maestros Taoístas, y llegó a ser un gran adepto. Su dedicación al Taoísmo aumentó aún más su espíritu de libertad. Llegó a ser también un gran maestro en el arte de la espada, y viajó por China como caballero errante durante largo tiempo. En el año 742 fue llevado a la corte donde gozó de gran privilegio. Sin embargo, la envidia de sus adversarios hizo que lograran desacreditarlo implicándolo en la rebelión de An Lu-shan, y consiguieron que se lo desterrara a Ye-lang en Yün-nan. Pero la sentencia se abolió antes de que llegara a destino. Fue un gran bebedor, y se jactaba de "comer como un tigre, y beber diez jarros sin detenerse". En una ocasión, un enviado del emperador lo fue a buscar a las montañas para pedirle que fuera a la corte. Li Po estaba en una posada, profundamente borracho. Ante el pedido del emisario, rehusó la invitación diciendo: "Dígale a su majestad que su servidor es un Dios del vino". La pureza y la libertad de su espíritu Taoísta están bellamente ilustrados en el poema: "En la Montaña, Respuesta al Hombre Vulgar", que incluimos en esta antología. Si bien una leyenda dice que murió en una noche de borrachera tratando de abrazar la luna en el río, la fecha de su muerte es incierta. De cualquier modo, no se lo considera como a un humano, sino como a alguien que alcanzó el estado de inmortal.

 

 
   
El vino
Volver al índice de poemas
   

Si al cielo no le gustase el vino,
no habría en el cielo la estrella del vino.
Si a la tierra no le gustase el vino,
no habría en la tierra fuentes de vino.
Puesto que al cielo y a la tierra les gusta el vino,
amarlo no debe avergonzarnos.
Se dice que el candor iguala a la sabiduría,
se dice que el candor iguala a la sabiduría,
se dice que son iguales el sabio y el rústico.
¿Para qué buscar entonces a los espíritus inmortales?
Después de tres copas descubrimos la virtud total,
después de un litro, retornamos a la amable naturaleza.
Mas ¡ay!, la perfección que alcanzamos ebrios,
desaparece a nuestro despertar.

 

 
     
 
En la montaña, respuesta al hombre vulgar
Volver al índice de poemas
     
 

Me preguntas por qué vivo en las montañas verdes,
Sonrío pero no respondo, mi corazón está desprocupado.
Durazneros y aguas que fluyen quedaron atrás hace tiempo,
Tengo otro mundo, no el mundo de los hombres.

 

 
     
 
En el templo de la cumbre
Volver al índice de poemas
     
 

Esta noche permanezco en el Templo de la Cumbre,
Elevo mi mano, toco las estrellas largamente.
No me atrevo a hablar en voz alta,
Temo molestar a los grandes hombres del Cielo.

 

 
     
 
Sentando en la Montaña de la Reverencia
Volver al índice de poemas
     
 

Bandadas de pájaros vuelan alto y desaparecen.
Una nube solitaria, sola se va ociosa.
Nos miramos recíprocamente los dos sin fin.
Sólo queda la Montaña de la Reverencia.

 

 
     
  (Selección y traducción: Bob Curto)  
     
 

¡Hay hombres que luchan un día y son buenos.
Hay otros que luchan un año y son mejores.
Hay otros que luchan muchos años y son muy buenos.
Pero hay quienes luchan toda la vida,
esos son los imprescindibles!.
BERTOLD BRECHTVer autor

Cabecera de página