Isotipo de la Fundación de Poetas
La Blinda Rosada
CHINA
La lista de la Fundación de Poetas
Poesía china
     
TAO TE KING
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81

LAO TSE
(600 a.C.)

 
   

Poeta y filósofo. No se sabe con exactitud la época en que vivió. Se le considera el fundador del taoísmo. Propuso una actitud contemplativa, por medio de la cual se alcanza el Tao, que constituye la verdad absoluta. Éste es el principio metafísico de todo, incluso de la nada. Su filosofía es muy simple: "Acepta lo que está frente a ti sin esperar que la situación sea otra que la que es. Estudia el orden natural de las cosas y trabaja con ellas antes que contra ellas, porque tratar de cambiar lo que es sólo obtiene resistencia. La naturaleza provee todo sin exigir pago o agradecimiento alguno, y también provee a todos sin discriminación."

 
   
1
Volver al índice de poemas
   

El Tao que puede ser expresado no es el Tao eterno.
El nombre que puede ser nombrado no es el nombre eterno.
Sin nombre, es el principio del cielo y de la tierra.
Con nombre, es la madre de todo lo que existe.
Carente de deseo penetra el misterio.
Concupiscente no ve más que sus últimos reflejos.
Ambos brotan juntos pero traen nombres distintos; esto se presenta como oscuridad.
Oscuridad dentro de la oscuridad.
La puerta de todos los misterios.

 
     
 
2
Volver al índice de poemas
     
 

En el mundo todos pueden ver la belleza como belleza porque existe la fealdad.
Todos pueden conocer el bien como bien sólo porque existe el mal.

El tener y el no tener se engendran juntos.
Lo fácil y lo difícil se complementan mutuamente.
Lo cercano y lo distante constrastan entre sí.
Lo alto y lo bajo descansan uno sobre otro.
El sonido y la voz se armonizan mutuamente.
Anverso y reverso se siguen uno al otro.

Por eso, el sabio se aplica a la tarea de no hacer nada y de enseñar callando.
Todas las cosas se elevan y caen sin pausa,
creando, no poseyendo,
trabajando, sin reclamar mérito.
La obra se hace, luego se olvida.
De ahí que perdure siempre.

 
     
 
3
Volver al índice de poemas
     
 

No exaltar el talento evita las disputas.
No estimar los objetos costosos evita los robos.
No ver cosas codiciables evita que el corazón se confunda.

Así el sabio gobierna vaciando los corazones y llenando los estómagos,
debilitando ambiciones y robusteciendo huesos.
Si la gente no tiene conocimiento y deseo, los intelectuales no interferirán.
Si nada se hace, entonces todo estará bien.

 

 
     
 
4
Volver al índice de poemas
     
 

El Tao es una vasija vacía; se usa, pero nunca se llena.
¡Oh, fuente interminable de todas las cosas!

Desafila los filos,
desenreda lo enmarañado,
atempera los resplandores,
y se junta con el polvo.
¡Oh, profundidad escondida pero siempre presente!
No sé desde dónde viene.
Es el predecesor de los emperadores.

 
     
 
5
Volver al índice de poemas
     
 

El cielo y la tierra son despiadados.
Ven todo lo que existe como maniquíes.
Los sabios también son crueles;
ven a los demás como maniquíes.

El espacio entre el cielo y la tierra es como un fuelle;
cambia de estado, pero no de forma;
cuanto más se mueve más produce.
Demasiadas palabras poco importan.
Mantente en el centro.

 
     
 
6
Volver al índice de poemas
     
 

El espíritu del valle nunca muere;
es la mujer, madre primordial.
Su puerta es la raíz del cielo y de la tierra.
Es como un velo apenas entrevisto.
Úsalo; nunca fallará.

 
     
 
7
Volver al índice de poemas
     
 

El cielo y la tierra son eternos.
¿Por qué el cielo y la tierra son eternos?
Ellos no nacieron,
por eso viven para siempre.
El sabio permanece detrás, por lo tanto está adelante.
Se destaca porque es uno con el resto.
Y con su actuar desinteresado alcanza el objetivo.

 
     
 
8
Volver al índice de poemas
     
 

El bien supremo es como el agua.
El agua da vida a todo lo que existe sin forcejear con nada.
Fluye por lugares que los hombres aborrecen y así, se parece al Tao.

Al habitar, permanece cerca de la tierra.
En la meditación, ve a lo profundo del corazón.
En el trato con otros, sé amable y gentil.
Al hablar, sé sincero.
Al dirigir, sé justo.
Al trabajar, sé competente.
En la acción, observa el ritmo.

No hay pelea: no hay culpa.

 
     
 
9
Volver al índice de poemas
     
 

Más vale detenerse antes de llenar hasta el borde.
Afila la hoja demasiado y pronto se mellará.
Almacena oro y piedras preciosas y nadie podrá protegerlos.
Proclama tu riqueza y tus títulos, y vendrá la ruina.
Retírate cuando la obra esté terminada.
Esa es la manera del cielo.

 
     
 
10
Volver al índice de poemas
     
 

Cargar cuerpo y alma, y abrazar lo uno,
¿puedes evitar la separación?
Atender completamente y llegar a ser flexible,
¿puedes ser como un recién nacido?
Lavar y limpiar la visión primordial,
¿puedes permanecer inmaculado?
Amar a todos los hombres y gobernar el país,
¿puedes estar sin astucia?
Abrir y cerrar las puertas del cielo,
¿puedes actuar el papel de mujer?
Comprender y estar abierto a todas las cosas,
¿eres capaz de no hacer nada?
Engendrar y criar,
dar a luz sin poseer,
obrar sin reclamar el mérito,
conducir sin dominar,
esta es la virtud primigenia.

 
     
 
11
Volver al índice de poemas
     
 

Treinta radios comparten el centro de una rueda;
el agujero es lo que la hace útil.

Modela una vasija de arcilla;
es el espacio vacío lo que la hace utilizable.

Haz puertas y ventanas en la casa;
son los agujeros los que las hacen útiles.

Así pues, el provecho nace de lo que es.
pero la utilidad de lo que no es.

 
     
 
12
Volver al índice de poemas
     
 

Los cinco colores ciegan la vista.
Los cinco sonidos ensordecen los oídos.
Los cinco sabores estragan el gusto.
Las carreras y la caza enloquecen las mentes.
Los objetos preciosos extravían al hombre.
En consecuencia, el sabio se guía por lo que siente y no por lo que ve.
Deja aquello y elige esto.

 
     
 
13
Volver al índice de poemas
     
 

Acepta la desgracia con mucho gusto.
Acepta los accidentes como la condición humana.

¿Qué quieres decir con "acepta la desgracia con mucho gusto?
Acepta no ser importante.
No te intereses en las ganancias o en las pérdidas.
Eso se llama "aceptar la desgracia con mucho gusto".

¿Qué quieres decir con "acepta los accidentes como la condición humana"?
Los accidentes provienen de tener un cuerpo.
Sin un cuerpo, ¿cómo podría haber accidentes?

Entrégate humildemente y se te confiarán todas las cosas.
Ama al mundo como a ti mismo. Entonces todas las cosas estarán a tu cargo.

 
     
 
14
Volver al índice de poemas
     
 

Míralo, es invisible—está más allá de la forma.
Escúchalo, es inaudible—está más allá del sonido.
Atrápalo, no puede ser palpado—es intangible.
Estos tres son inescrutables.
Por eso se confunden en uno.

En lo alto no es luminoso,
en lo bajo no es oscuro.
Un hilo interminable más allá de toda descripción.
Retorna a la nada.
Es la forma de lo que no tiene forma,
la imagen de lo que no tiene imagen.
Es llamado indefinible y más allá de lo imaginable.

Párate delante de él y no tiene comienzo.
Síguelo y no tiene fin.
Quédate con el antiguo Tao,
muévete con el presente.

Conocer el antiguo principio es la esencia del Tao.

 
     
 
15
Volver al índice de poemas
     
 

Los antiguos maestros eran sutiles, misteriosos, abstrusos, sensibles.
La profundidad de su conocimiento es inmensurable.
A causa de que es inmensurable,
sólo podemos describir su apariencia.
Observador, como quien cruza un río helado.
Atento, como quien está conciente del peligro.
Cortés, como un invitado.
Flexible, como el hielo a punto de fundirse.
Elemental, como tacos de madera sin talla.
Hueco, como cavernas.
Opaco, como charcos de barro.

¿Quién puede esperar en silencio hasta que el barro se asienta?
¿Quién puede permanecer inmóvil hasta el momento de la acción?
Los que observan el Tao no persiguen logro alguno.
Al no perseguir logros, no son arrastrados por el deseo de cambiar.

 
     
 
16
Volver al índice de poemas
     
 

Vacíate de todo.
Permite que tu mente descanse en paz.
Todas las cosas se elevan y caen mientras el Ego observa su retorno.
Crecen y florecen para luego regresar a la fuente.
Regresar a la fuente es quietud, que es el modo de la naturaleza.
El modo de la naturaleza es inalterable.
Conocer la constancia es perspicacia.
Ignorar la constancia conduce al desastre.
Conocer la constancia, la mente se abre.
Con una mente abierta, el corazón se abre.
Con un corazón abierto, los actos serán nobles.
Siendo noble, se alcanza lo divino.
Siendo divino, se es uno con el Tao.
Ser uno con el Tao es eterno.
Y aunque el cuerpo muere, el Tao permanece.

 
     
 
17
Volver al índice de poemas
     
 

Lo que está muy alto es poco conocido por los hombres.
Después viene lo que conocen y aman.
Después lo que temen.
Después lo que aborrecen.

Nadie confiará en aquel que no confíe lo suficiente.

Cuando las acciones son ejecutadas
sin palabrerío superfluo,
la gente dice: "¡Lo hicimos!".

 
     
 
18
Volver al índice de poemas
     
 

Cuando el gran Tao se olvida,
llegan la ternura y la moralidad.
Cuando la sabiduría y la inteligencia nacen,
comienzan las grandes hipocresías.

Cuando no hay armonía en la familia,
llegan la piedad y la fidelidad.
Cuando el país está sumido en el caos y la confusión,
aparecen los líderes leales.

 
     
 
19
Volver al índice de poemas
     
 

Abandonad la santidad, renunciad a la sabiduría
y será cien veces más provechoso para todos.

Abandonad la ternura, renunciad a la moralidad,
y los hombres descubrirán la piedad y el amor.

Abandonad la viveza, renunciad al beneficio,
y los bandidos y ladrones desaparecerán.

Estas tres cosas son sólo soluciones aparentes; no son suficientes en sí mismas.

Es más importante
ver la sencillez,
llegar a entender nuestra propia naturaleza,
desterrar la importancia personal
y templar el deseo.

 
     
 
20
Volver al índice de poemas
     
 

Abandonad el aprendizaje y los problemas habrán desaparecido.

¿Hay alguna diferencia entre sí y no?
¿Hay alguna diferencia entre el bien y el mal?

¿Debo temer lo que otros temen? ¡Qué absurdo!
Otra gente se regocija disfrutando el gran sacrificio del buey.
En primavera algunos van al parque y suben a la terraza,
sólo yo voy a la deriva sin saber donde estoy.
Como un bebé recién nacido antes de aprender a sonreír,
estoy solo, sin un lugar al que ir.

Otros tienen más de lo que necesitan, sólo yo no tengo nada.
Soy un tonto. ¡Oh, sí! Estoy confundido.
Otros hombres son claros y brillantes,
sólo yo soy enclenque y oscuro.
Otros hombres son agudos e inteligentes,
sólo yo soy aburrido y estúpido.
Oh, derivo como las olas en el mar,
sin dirección, como el viento infatigable.

El resto del mundo está ocupado,
sólo yo vago sin rumbo y deprimido.
Soy diferente.
Me nutre la gran madre.

 
     
 
21
Volver al índice de poemas
     
 

La Virtud más grande es seguir al Tao y sólo al Tao.
El Tao es escurridizo e intangible.
Oh, es intangible y escurridizo, y aun así es imagen.
Oh, es escurridizo e intangible, y aun así es forma.
Oh, es opaco y oscuro, y aun así es esencia.
Esta esencia es muy real, y en ella descansa la fe.

Desde el mismo comienzo hasta ahora su nombre no ha sido olvidado.
De esta manera percibo la creación.
¿Cómo conozco las maneras de la creación?
Por esto.

 
     
 
22
Volver al índice de poemas
     
 

Ríndete y vencerás;
cúrvate y permanecerás derecho;
vacíate y estarás lleno;
gástate y te sentirás nuevo;
posee poco y tendrás beneficio;
posee mucho y estarás confundido.

Así los sabios abrazan la unidad
y son el ejemplo para todos.
Sin ponerse en vidrieras,
brillan.
Sin justificarse,
son distinguidos.
Sin jactarse,
obtienen reconocimiento.
Sin pavonearse,
nunca se tambalean.
No riñen con nadie
y nadie riñe con ellos.
Por eso los antiguos dicen, "Ríndete y vencerás."
¿Son estas palabras vacías?
Sé realmente íntegro
y todas las cosas vendrán hacia ti.

 
     
 
23
Volver al índice de poemas
     
 

Hablar poco es natural.
Un huracán no dura toda la mañana.
Una lluvia torrencial no dura todo el día.
¿Por qué es así? ¡El cielo y la tierra!
Si el cielo y la tierra no pueden hacer que las cosas sean eternas,
¿cómo podría el hombre?

Aquel que sigue el Tao
es uno con el Tao.
Aquel que es virtuoso
experimenta la Virtud.
Aquel que pierde el camino
se siente perdido.
Cuando eres uno con el Tao,
el Tao te lo agradece.
Cuando eres uno con la Virtud,
la Virtud siempre está allí.
Cuando eres uno con el daño,
el daño se presenta sin demora.

Nadie confiará en aquel
que no confíe lo suficiente.

 
     
 
24
Volver al índice de poemas
     
 

El que se para en puntas de pie no se sostiene.
El que da zancadas no puede mantener el paso.
El que se muestra no está esclarecido.
El que se alaba no es respetado.
El que se jacta no obtiene nada.
El que alardea no perdurará.
De acuerdo a los seguidores del Tao,
"Son sobras de comida y equipaje innecesario."
No dan felicidad.
De allí que los seguidores del Tao las evitan.

 
     
 
25
Volver al índice de poemas
     
 

Algo misteriosamente formado,
nacido antes que el cielo y la tierra.
En el silencio y en el vacío,
solitario e inmutable,
siempre presente y en movimiento constante.
Tal vez es la madre de todas las cosas.
No conozco su nombre.
Llámalo Tao.
A falta de mejor palabra, lo llamo grande.

Siendo grande, fluye.
Fluye muy lejos.
Habiendo ido muy lejos, vuelve.

Por eso, "el Tao es grande;
el cielo es grande;
la tierra es grande;
el rey también es grande."

Estos son los cuatro grandes poderes del universo,
y el rey es uno de ellos.

El hombre sigue a la tierra.
La tierra sigue al cielo.
El cielo sigue al Tao.
El Tao sigue lo que es natural.

 
     
 
26
Volver al índice de poemas
     
 

Lo pesado es la raíz de lo liviano.
La quietud es el ama de la agitación.

Así, el sabio, que viaja todo el día,
no aparta la vista de su equipaje.
Aunque haya cosas hermosas para mirar,
permanece desapegado y calmo.

¿Por qué el señor de diez mil carruajes debería actuar con poca seriedad en público?
Ser ligero es perder las propias raíces.
Ser alborotado es perder el control.

 
     
 
27
Volver al índice de poemas
     
 

El buen caminante no deja huellas.
El buen orador no se equivoca.
El buen calculador no necesita fichas.

Una buena puerta no necesita cerradura,
y sin embargo nadie puede abrirla.
Un buen amarre no requiere nudos,
sin embargo nadie puede desatarlo.

Así el sabio vela por todos los hombres
y no abandona a nadie.
Él vela por todas las cosas
y no abandona ninguna.

Esto se llama "seguir la luz."

¿Qué es un hombre bueno?
Un maestro de un hombre malo.
¿Qué es un hombre malo?
Una carga para el hombre bueno.
Si no se respeta al maestro,
y se descuida al discípulo,
sobreviene la confusión, sin importar lo listo que uno sea.
Este es el quid del misterio.

 
     
 
28
Volver al índice de poemas
     
 

Conoce la fuerza del varón,
¡pero mantén el toque de una mujer!
¡Como el río del universo!
Siendo el río del universo,
siempre verdadero e inquebrantable,
sé como un niño pequeño una vez más.

Conoce lo blanco
¡pero mantén lo negro!
¡Como un ejemplo para el mundo!
Siendo un ejemplo para el mundo,
siempre verdadero y sin vacilaciones,
vuelve al infinito.

Conoce el honor,
pero mantén la humildad.
¡Como el valle del universo!
Siendo el valle del universo,
siempre verdadero e imaginativo,
regresa al estado del tronco no cortado.

Cuando el tronco se corta, se hacen herramientas.
Si el sabio las usa, son poderosas.
Por lo tanto, "Un buen carpintero no desperdicia madera."

 
     
 
29
Volver al índice de poemas
     
 

¿Piensas que puedes tomar el universo y mejorarlo?
Yo no creo que sea posible.

El universo es sagrado.
No puedes mejorarlo.
Si intentas cambiarlo, lo arruinarás.
Si intentas poseerlo, lo perderás.

Algunas veces las cosas están delante y otras veces detrás;
algunas veces respirar es difícil y otras veces es fácil;
algunas veces hay fortaleza y otras veces debilidad;
a veces estás bien y a veces estás mal.

Por lo tanto, el sabio evita los extremos, los excesos y la complacencia.

 
     
 
30
Volver al índice de poemas
     
 

Siempre que en el camino del Tao te toque asistir a un gobernante,
aconséjale que no emplee la fuerza para conquistar el universo.
Sólo obtendrá resistencia.
En cualquier lugar que los ejércitos pasan, no crece otra cosa que arbustos espinosos.
Después de una gran guerra llegan años de desolación.
Haz lo que tiene que hacerse y no más.
Nunca te aproveches de la fuerza.

Logra los objetivos,
pero jamás te vanaglories de ellos.
Logra los objetivos,
pero jamás te jactes de ellos.
Logra los objetivos,
pero jamás te sientas orgulloso.
Logra los objetivos,
porque es el modo de la naturaleza.
Logra los objetivos,
pero jamás con violencia.

A la violencia la sigue la pérdida de fuerza.
Este no es el modo del Tao.
Y lo que va contra el Tao, muere enseguida.

 
     
 
31
Volver al índice de poemas
     
 

Las grandes armas son instrumentos que causan temor; todas las criaturas las detestan.
Los seguidores del Tao nunca las utilizan.
El sabio prefiere la izquierda.
El hombre de armas prefiere la derecha.

Las armas son instrumentos que causan temor; no son instrumentos de un hombre sabio.
Él sólo las usará cuando no le quede otra alternativa.
La paz y el silencio son las cosas que guarda en su corazón,
y la victoria no le resulta motivo de regocijo.
Si te regocijas con la victoria, entonces sientes placer en matar;
si sientes placer en matar, no puedes completarte a ti mismo.

En las ocasiones festivas se le da preferencia a la izquierda,
en las ocasiones tristes a la derecha.
En el ejército el general se sitúa a la izquierda,
el comandante en jefe a la derecha.
Esto quiere decir que la guerra es como un funeral.
Cuando está muriendo mucha gente
deberíamos llorarlos con aflicción sincera.
Por esa razón la victoria debe observarse como un funeral.

 
     
 
32
Volver al índice de poemas
     
 

El Tao nunca podrá ser definido.
Pequeño como es antes de formarse, no puede asirse.
Si los reyes y señores pudieran enjaezarlo,
todo lo que existe estaría naturalmente bajo su mando.
El cielo y la tierra se unirían
y caería una delicada lluvia.
Los hombres no necesitarían más educación
y todas las cosas seguirían su curso.

Una vez que el todo se divide, las partes necesitan nombres.
Ya hay demasiados nombres.
Uno tiene que saber cuando detenerse.
Saber cuando detenerse evita los problemas.
El Tao en el mundo es como un río que fluye a casa en el mar.

 
     
 
33
Volver al índice de poemas
     
 

Conocer a los demás es sabiduría;
conocer al ego es iluminación.
Someter a los demás requiere violencia;
someter al ego requiere fortaleza.

Aquel que sabe que tiene lo suficiente es rico.
La perseverancia es un signo del poder de la voluntad.
Aquel que permanece donde está, perdura.
Morir sin sucumbir es estar presente para siempre.

 
     
 
34
Volver al índice de poemas
     
 

El gran Tao fluye por doquier, tanto a la izquierda como a la derecha.
Todo lo que existe depende de él; y él nada rechaza.
Consuma su propósito en silencio y no lo pregona.

Nutre todas las cosas,
pero no se adueña de ellas.
No tiene ambición y es muy pequeño.

Todas las cosas vuelven a él,
aunque él no es el dueño.
Es muy grande.

No exhibe su grandeza,
y por eso es verdaderamente grande.

 
     
 
35
Volver al índice de poemas
     
 

Todo el mundo acudirá a aquel que es uno con la unidad,
porque allí habrá descanso, paz y alegría.

Los viandantes pueden hacer un alto por la música y los manjares,
pero una descripción del Tao
parecerá sin sustancia y sin sabor.
No puede verse, no puede oírse
y sin embargo no puede agotarse.

 
     
 
36
Volver al índice de poemas
     
 

Todo lo que se contrae
debió expandirse primero.
Todo lo que se debilita
debió ser más fuerte primero.
Todo lo que se viene abajo
debió estar arriba primero.
Antes de recibir
se debe dar.

Esto se llama percepción de la naturaleza de las cosas.
Lo suave y débil vence a lo duro y fuerte.

El pez no puede abandonar las aguas profundas,
y las armas de un país no deberían exhibirse.

 
     
 
37
Volver al índice de poemas
     
 

El Tao reside en la falta de acción.
Aun así, nada queda sin hacer.
Si los reyes y señores observaran esto,
todo lo que existe se desarrollaría con naturalidad.
Si todavía desearan actuar,
volverían a la simplicidad de la sustancia sin forma.
Sin forma no hay deseo.
Sin deseo hay tranquilidad.
Y de este modo todas las cosas estarían en paz.

 
     
 
38
Volver al índice de poemas
     
 

Un hombre verdaderamente bueno no es conciente de su bondad.
Por eso es bueno.
Un hombre estúpido intenta ser bueno.
Por eso no es bueno.

Un hombre verdaderamente bueno no hace nada.
Aun así, no deja nada sin hacer.
Un hombre estúpido siempre está haciendo algo.
Aun así, siempre le queda algo por hacer.

Cuando un hombre verdaderamente bondadoso hace algo, no deja nada por hacer.
Cuando un hombre justo hace algo, deja gran parte por hacer.
Cuando un partidario de la disciplina hace algo y nadie responde,
se sube las mangas en un intento de imponer el orden.

Por lo tanto cuando el Tao se pierde, hay benevolencia.
Cuando la benvolencia se pierde, hay amabilidad.
Cuando la amabilidad se pierde, hay justicia.
Cuando la justicia se pierde, hay ceremonial.
Ahora, el ceremonial es la cáscara de la fe y de la lealtad, el comienzo de la confusión.
El conocimiento del futuro es sólo una trampa florida para el Tao.
Es el principio de la necedad.

De allí que el hombre verdaderamente grande vive en lo que es real y no en lo que está en la superficie,
vive en el fruto y no en la flor.
Por consiguiente, acepta lo uno y rechaza lo otro.

 
     
 
39
Volver al índice de poemas
     
 

Estas cosas de tiempos inmemoriales surgieron de una:
El cielo es íntegro y puro.
La tierra es íntegra y firme.
El espíritu es íntegro y fuerte.
El valle es íntegro y pleno.
Todo lo que existe es íntegro y vivo.
Reyes y señores son íntegros, y el país está de pie.
Todo esto es por la gracia de la integridad.

La pureza del cielo evita su caída.
La firmeza de la tierra evita su fractura.
La fuerza del espíritu evita su consumición.
El crecimiento de todas las cosas evita su extinción.
El liderazgo de reyes y señores evita el colapso de la nación.

Así, lo humilde es la raíz de lo noble.
Lo bajo es el cimiento de lo alto.
Príncipes y señores se consideran a sí mismos huérfanos, viudos e inútiles.
¿No es esto ser humildes?

Demasiado éxito no es una ventaja.
Nunca tintinees como el jade
o suenes con el estrépito de una campana de piedra.

 
     
 
40
Volver al índice de poemas
     
 

Volver es el movimiento del Tao.
Entregarse es la manera del Tao.
Todas las cosas nacen del ser.
El ser nace del no ser.

 
     
 
41
Volver al índice de poemas
     
 

El estudiante sagaz escucha el Tao y lo practica enseguida.
El estudiante normal escucha el Tao y piensa en él cada tanto.
El estudiante tonto escucha el Tao y se ríe a carcajadas.
Si no se riera, el Tao no sería lo que es.

Por eso se dice:
la senda luminosa parece oscura;
avanzar es parecido a retroceder;
la manera fácil parece difícil;
la Virtud más alta parece vacía;
la suma pureza parece mugrienta;
un caudal de Virtud parece inadecuado;
la fuerza de la Virtud parece endeble;
la Virtud Verdadera parece falsa;
el cuadrado perfecto no tiene esquinas;
los grandes talentos maduran tarde;
las notas más altas son difíciles de oír;
la forma suprema no tiene forma.
El Tao está oculto y sin nombre.
El Tao, solo, nutre y conduce todo a la plenitud.

 
     
 
42
Volver al índice de poemas
     
 

El Tao engendró uno.
Uno engendró dos.
Dos engendró tres.
Y tres engendró todo lo que existe.

Todo lo que existe porta yin y contiene yang.
Obtiene la armonía al combinar estas fuerzas.

Los hombres aborrecen ser "huérfanos", "viudos" o "inútiles",
pero así es como reyes y señores se describen a sí mismos.

Porque uno gana al perder
y pierde al ganar.

Lo que enseñan otros, también lo enseño yo:
"¡Un hombre violento tendrá una muerte violenta!"
Esta será la esencia de mi enseñanza.

 
     
 
43
Volver al índice de poemas
     
 

La cosa más suave en el universo
vence a la cosa más dura en el universo.
Eso que no tiene sustancia puede penetrar donde no hay lugar.
De aquí que conozco el valor de la no acción.

Pocos llegan a comprender
el enseñar sin palabras y el obrar sin hacer nada.

 
     
 
44
Volver al índice de poemas
     
 

Fama o ego: ¿Cuál importa más?
Ego o dinero: ¿Cuál es más preciado?
Ganancia o pérdida: ¿Cuál es más dolorosa?

El que está aferrado a las cosas sufrirá mucho.
El que guarda sufrirá grandes pérdidas.
Un hombre contento nunca es decepcionado.
El que conoce cuando detenerse no se verá en problemas.
Siempre estará a salvo.

 
     
 
45
Volver al índice de poemas
     
 

Las grandes realizaciones parecen imperfectas,
aun así, no sobreviven su utilidad.
La plenitud extrema parece vacía,
sin embargo no puede agotarse.

La rectitud extrema parece torcida.
La inteligencia extrema parece estupidez.
La elocuencia extrema parece torpeza.

El movimiento vence al frío
La quietud vence al calor.
La quietud y la tranquilidad ponen las cosas en orden en el universo.

 
     
 
46
Volver al índice de poemas
     
 

Cuando el Tao está presente en el universo,
los caballos se usan para acarreo de estiércol.
Cuando el Tao se ausenta del universo,
se crían caballos para la guerra en las afueras de la ciudad.

No hay pecado más grande que el deseo,
ni maldición más grande que el descontento,
ni desgracia más grande que querer algo para uno mismo.
Por eso el que sabe que lo suficiente es suficiente siempre tendrá lo suficiente.

 
     
 
47
Volver al índice de poemas
     
 

Sin salir de tu casa, puedes conocer el mundo entero.
Sin mirar por la ventana, puedes ver los caminos del cielo.
Cuanto más lejos vas, menos conoces.

Así, el sabio conoce sin viajar;
ve sin mirar;
obra sin hacer.

 
     
 
48
Volver al índice de poemas
     
 

Al perseguir el conocimiento, cada día se adquiere algo.
Al perseguir el Tao, cada día se abandona algo.

Menos y menos se hace
hasta que se alcanza la no acción.
Cuando nada se hace, nada se deja sin hacer.

El mundo se gobierna al dejar que las cosas tomen su curso.
No puede ser gobernado por la intervención.

 
     
 
49
Volver al índice de poemas
     
 

El sabio no tiene una mente propia.
Es conciente de las necesidades de los demás.

Soy bueno para la gente que es buena.
Soy bueno para la gente que no es buena también.
Porque la Virtud es la bondad.
Tengo fe en la gente que tiene fe.
Tengo fe en la gente que no tiene fe también.
Porque la Virtud es la fe.

El sabio es tímido y humilde —parece confundido.
Los hombres lo miran y lo escuchan.
Él se comporta como un niño pequeño.

 
     
 
50
Volver al índice de poemas
     
 

Entre el nacimiento y la muerte,
tres de cada diez son seguidores de la vida,
tres de cada diez son seguidores de la muerte,
y los hombres que simplemente pasan del nacimiento a la muerte también son tres de cada diez.
¿Por qué es así?
Porque viven sus vidas en el nivel ordinario.

El que sabe como vivir puede ir al extranjero
sin temer a tigres ni rinocerontes.
No será herido en el combate.
Porque en él, los rinocerontes no encontrarán donde hundir sus cuernos,
y los tigres no encontrarán donde hundir sus garras,
y las armas no encontrarán qué cosa perforar.
¿Por qué es así?
Porque él no tiene lugar por donde ingrese la muerte.

 
     
 
51
Volver al índice de poemas
     
 

Todas las cosas surgen del Tao.
La Virtud las nutre.
La materia las conforma.
El entorno las modela.
Así, todo lo que existe respeta el Tao y honra la Virtud.
El respeto al Tao y el honor a la Virtud no es una exigencia,
sino algo que está en la naturaleza de las cosas.

el Wu [el ser concreto] los conforma,
Por eso todas las cosas surgen del Tao.
Y la Virtud las nutre,
desarrolla, cuida,
abriga, conforta,
perfecciona y protege.
Crear sin proclamar,
hacer obra sin reclamar el mérito,
guiar sin entrometerse,
esta es la Virtud Primordial.

 
     
 
52
Volver al índice de poemas
     
 

El principio del universo
es la madre de todas las cosas.
Conociendo a la madre, también se conoce a los hijos.
Conociendo a los hijos, sin perder el contacto con la madre,
se trae la libertad desde el miedo a la muerte.

Mantén la boca cerrada,
vigila los sentidos,
y la vida siempre es plena.
Abre la boca,
mantente siempre ocupado,
y la vida no tendrá remedio.

Ver los pequeño es perspicacia;
ser flexible ante el impulso es fortaleza.
Usar la luz exterior para regresar a la comprensión,
y de esa manera estar a salvo del peligro.
Esto es aprender perseverancia.

 
     
 
53
Volver al índice de poemas
     
 

Si tuviera nada más que un poco de sentido común,
caminaría por la calle principal y mi única preocupación sería no desviarme.
Mantenerse en la calle principal es fácil,
pero a la gente le encantan las vías muertas.

Cuamdo la corte se arregla con gran pompa,
los campos se llenan de hierba mala,
y los graneros se vacían.
Algunos visten ropas bellísimas,
portan espadas afiladas,
y se gratifican a sí mismos con bebidas y alimentos.
Ellos tienen más posesiones de las que pueden disponer.
Ellos son los barones del saqueo.
Ciertamente, esta no es la manera del Tao.

 
     
 
54
Volver al índice de poemas
     
 

Lo establecido firmemente no será arrancado.
Lo abrazado firmemente no será arrebatado.
Será honrado de generación en generación..

Cultiva la Virtud en ti,
y la Virtud será verdadera.
Cultívala en la familia,
y la Virtud abundará.
Cultívala en la aldea,
y la Virtud crecerá.
Cultívala en la nación,
y la Virtud será copiosa..
Cultívala en el universo,
y la Virtud estará por todas partes.

Por lo tanto, observa el cuerpo como cuerpo;
observa la familia como familia;
observa la aldea como aldea;
observa la nación como nación;
observa el universo como universo.

¿Cómo sé que el universo es como esto?
¡Observando!

 
     
 
55
Volver al índice de poemas
     
 

El que está lleno de Virtud es como un recién nacido.
Las avispas y las serpientes no lo picarán.
Las bestias salvajes no lo atacarán.
Las aves de presa no lo arrebatarán.
Sus huesos son blandos, sus músculos débiles,
pero su agarre es firme.
No ha experimentado la unión del hombre y la mujer, pero es íntegro.
Su virilidad es fuerte.
Grita todo el día sin quedar afónico.
Es la armonía perfecta.

Conocer la armonía es perseverancia.
Conocer la perseverancia es iluminación.

No es sabio apresurarse.
Controlar la respiración causa mareos.
Si se hace un gran esfuerzo, llega el agotamiento.
Esta no es la manera del Tao.
Y todo lo que es contrario al Tao se acaba enseguida.

 
     
 
56
Volver al índice de poemas
     
 

Los que saben no hablan.
Los que hablan no saben.

Mantén tu boca cerrada.
Vigila tus sentidos.
Templa tu agudeza.
Simplifica tus problemas.
Enmascara tu inteligencia.
Sé uno con el polvo de la tierra.
Esta es la unión primordial.

El que ha alcanzado este estado
está más allá de los amigos y de los enemigos,
del bien y del mal, del honor y de la deshonra.
Por consiguiente es el estado más alto del hombre.

 
     
 
57
Volver al índice de poemas
     
 

Gobernar una nación con justicia.
Conducir la guerra con movidas sorpresivas.
Ser el amo del universo sin competir.
¿Cómo sé que esto es así?
¡Por esto!

Cuantas más leyes y restricciones hay,
más pobre es el pueblo.
Cuanto más agudas las armas de los hombres,
más problemas en el territorio.
Cuanto más astutos e ingeniosos son los hombres,
más cosas extrañas ocurren.
Cuantas más ordenanzas y regulaciones,
más bandidos y ladrones.

Por eso el sabio dice:
No tomo acción y la gente se reforma.
Disfruto la paz y la gente se vuelve honesta.
No hago nada y la gente se enriquece.
No tengo deseos y la gente regresa a la vida buena y simple.

 
     
 
58
Volver al índice de poemas
     
 

Cuando una mano suave gobierna el país,
la gente es simple.
Cuando la severidad gobierna el país,
el pueblo es astuto.

La felicidad tiene sus raíces en la desdicha.
La desdicha acecha por debajo de la felicidad.
¿Quién sabe que pasará en el futuro?
No hay honestidad.
La honestidad se vuelve corrupción.
La bondad se vuelve brujería..
El encantamiento del hombre dura mucho tiempo.

Por eso, el sabio es afilado, pero no cortante;
puntiagudo, pero no perforante;
directo, pero no desenfrenado;:
brillante, pero no cegador.

 
     
 
59
Volver al índice de poemas
     
 

Al velar por los demás y servir al cielo,
no hay nada como la templanza.
La templanza empieza al abandonar las propias ideas.
Esto depende de la Virtud reunida en el pasado.
Si hay una buena reserva de Virtud, entonces nada es imposible.
Si nada es imposible, entonces no hay límites.
Si un hombre no conoce límites, entonces es apropiado para gobernar.
El principio matriz del gobierno se sostiene bien por mucho tiempo.
Esto se llama tener raíces profundas y fundaciones firmes,
el Tao de la larga vida y de la visión eterna.

 
     
 
60
Volver al índice de poemas
     
 

Gobernar el país es como cocinar un pececito.
Aborda el universo con el Tao,
y el mal no tendrá ningún poder.
No se trata de que el mal no es poderoso,
sino de que su poder no podrá emplearse para dañar a otros.
No sólo no podrá dañar a otros,
sino que el sabio también estará protegido.
No se dañará uno a otro,
y la Virtud en cada uno renovará a ambos.

 
     
 
61
Volver al índice de poemas
     
 

Un gran país es como la tierra baja.
Es el punto de encuentro del universo,
la madre del universo.

La hembra, por su quietud, siempre vence al macho.
Permanece debajo en la quietud.

Así pues, cuando un gran país avanza sobre un país más pequeño,
el país más pequeño es conquistado.
Y si un país pequeño se somete a un país más grande,
el país más grande puede ser conquistado.
Aquellos que quieran conquistar deben entregarse,
y aquellos que conquistan lo logran porque se entregan.

Un gran país necesita más gente;
un país pequeño necesita servir.
Cada uno consigue lo que quiere.
Entregarse es muy provechoso para un gran país.

 
     
 
62
Volver al índice de poemas
     
 

El Tao es la fuente de todas las cosas..
Es el tesoro del hombre bueno y el refugio del malo.
Palabras dulces pueden comprar honor;
buenas acciones pueden ganar respeto.
Si un hombre es malo, no lo abandones.
El día de la coronación del emperador,
o de la entronización de los tres oficiales de estado,
no envíes un regalo de jade y un equipo de cuatro caballos,
permanece en calma y ofrece el Tao.
¿Por qué a todo el mundo le gusta tanto el Tao al principio?
¿No es porque siempre encuentras lo que buscas y eres perdonado cuando pecas?
Por eso es el tesoro más grande del universo.

 
     
 
63
Volver al índice de poemas
     
 

Practica la no acción.
Trabaja sin hacer.
Saborea lo que no tiene sabor.
Agranda lo pequeño, incrementa lo escaso.
Remunera el resentimiento con cariño.

Observa la simpleza en lo complicado.
Consigue la grandeza en las cosas pequeñas.

En el universo las cosas difíciles se hacen como si fueran sencillas.
En el universo los actos grandes se hacen de hechos muy pequeños.
El sabio no intenta ninguna cosa grande.
Por lo tanto, alcanza la grandeza.

Poco crédito se le da al que mucho promete.
Tomar las cosas a la ligera lleva a grandes dificultades.
Como el sabio siempre enfrenta las dificultades,
nunca las experimenta.

 
     
 
64
Volver al índice de poemas
     
 

La paz se mantiene fácilmente.
Cuando aún no se ha manifestado, el problema se remedia fácilmente.
Lo frágil se hace añicos fácilmente.
Lo pequeño se dispersa fácilmente .

Trata todo antes de que ocurra.
Ordena las cosas antes de que haya confusión.

Un árbol tan grande como el abrazo de un hombre, germinó de una semilla pequeña.
Una terraza de nueve pisos comenzó con un montoncito de tierra.
Un viaje de quinientos kilómetros comienza con un paso.

Aquel que actúa derrota su propósito.
Tomar algo es perderlo.
El sabio no actúa, y por eso no es derrotado.
Y nada pierde porque nada toma.

La gente, con frecuencia, fracasa cuando está a punto de obtener el triunfo.
Mantén la misma atención en el final que en el comienzo;
entonces no habrá fracaso.

Así el sabio busca estar libre de deseo.
No colecta cosas valiosas.
No aprende a aferrarse a las ideas.
Conduce a la gente de retorno a lo que han perdido.
Ayuda a todas las cosas a encontrar su propia naturaleza,
pero se abstiene de actuar.

 
     
 
65
Volver al índice de poemas
     
 

En el comienzo, aquellos que conocían el Tao no intentaban iluminar a nadie,
sino que los mantenían en la oscuridad.
¿Por qué es tan difícil gobernar?
Porque la gente es muy astuta.
Los gobernantes que intentan ser astutos
estafan al país.
Aquellos que gobiernan sin astucia
son una bendición para la patria.
Estas son las dos alternativas.
Comprenderlas es la Virtud Primordial.
La Virtud Primordial es profunda y lejana.
Ella conduce todas las cosas
de regreso a la gran unidad.

 
     
 
66
Volver al índice de poemas
     
 

¿Por qué el mar es rey de centenares de ríos?
Porque yace debajo de ellos.
Esa es la razón por la que es rey de centenares de ríos

Si el sabio guiara a la gente, la serviría con humildad.
Si la condujera, la seguiría desde atrás.
De esta manera, cuando el sabio gobierna, el pueblo no se siente oprimido.
Cuando se pare ante ellos, no los dañará.
Todo el mundo lo apoyará y nadie se cansará de él.

A causa de que no compite,
no encuentra competencia.

 
     
 
67
Volver al índice de poemas
     
 

En el mundo todos dicen que mi Tao es grande y más allá de toda comparación..
Porque es grande, parece diferente.
Si no fuese diferente habría desaparecido mucho tiempo atrás.

Tres tesoros poseo y guardo.
El primero es la compasión; el segundo es la sobriedad,
y el no atreverme a ponerme delante de nadie en el mundo, el tercero.
De la compasión viene el coraje; de la sobriedad viene la generosidad;
de la humildad viene el liderazgo.

Hoy en día los hombres evitan la compasión, pero intentan ser valientes;
abandonan la sobriedad, pero intentan ser generosos;
no creen en la humildad, siempre intentan ser los primeros..
Esto equivale ciertamente a la muerte.

La compasión conduce a la victoria en la batalla y fortalece la defensa.
Es el medio con el que el cielo conserva y protege.

 
     
 
68
Volver al índice de poemas
     
 

Un buen soldado no es violento.
Un buen combatiente no es irascible.
Un buen vencedor no es vengativo.
Un buen conductor es humilde.
Esto se conoce como la Virtud de no combatir.
Esto se conoce como la habilidad de tratar con la gente.
Desde tiempos remotos esto se ha conocido como la íntima unidad con el cielo.

 
     
 
69
Volver al índice de poemas
     
 

Hay un dicho entre soldados:
No me atrevo a mover primero, antes quiero que me inviten;
no me atrevo a avanzar un centímetro, antes retrocedería un metro.

Es lo que se llama avanzar sin movimiento aparente,
arremangarse sin mostrar el brazo,
capturar al enemigo sin atacar,
estar armado sin armas.

No hay mayor mal como subestimar al enemigo.
Al subestimarlo, casi pierdo lo que valgo.

Por lo tanto cuando se une a la batalla,
el oprimido vencerá.

 
     
 
70
Volver al índice de poemas
     
 

Mis palabras son fáciles de entender y fáciles de practicar,
sin embargo no hay hombre bajo el cielo que las conozca o las practique.

Mis palabras tienen comienzos remotos.
Mis acciones son disciplinadas..
Como los hombres no entienden, ellos no saben de mí.

Los que me conocen son pocos.
Los que abusan de mí son homenajeados.
Por eso el sabio viste harapos y guarda la joya en su corazón.

 
     
 
71
Volver al índice de poemas
     
 

Conocer la ignorancia es fortaleza.
Ignorar el conocimiento es debilidad.

Si uno es débil de debilidad, entonces no es débil.
El sabio no es débil porque es débil de debilidad.
Por consiguiente no es débil.

 
     
 
72
Volver al índice de poemas
     
 

Cuando los hombres pierden el sentido del miedo, se avecina el desastre.

No invadas sus hogares.
No los hostigues en sus tareas.
Si no te entrometes, no se hastiarán de ti.

El sabio se conoce a sí mismo, pero no se exhibe;
se respeta, pero no es arrogante.
Toma esto y deja aquello.

 
     
 
73
Volver al índice de poemas
     
 

Un hombre valiente y apasionado matará o será muerto.
Un hombre valiente y tranquilo siempre conservará la vida.
De estos dos ¿quién es beneficioso y quién es dañino?
Algunas cosas no son favorecidas por el cielo. ¿Quién sabe por qué?
Incluso el sabio no está seguro de saberlo.

El Tao del cielo es vencer sin combatir.
No habla, y sin embargo recibe respuesta.
No pide, y sin embargo se le provee todo lo que necesita.
Parece cómodo, y sin embargo sigue un plan.

La red del cielo es amplia.
Y aunque su malla es muy burda, nada se le escapa.

 
     
 
74
Volver al índice de poemas
     
 

Si los hombres no tienen miedo de morir,
es inútil amenazarlos con la muerte.

Si los hombres viven con el temor constante de morir,
y quebrantar la ley significa que un hombre será ejecutado,
¿quién se atreverá a quebrantar la ley?

Siempre hay un verdugo oficial.
Si intentas tomar su lugar,
es como pretender ser un maestro carpintero y cortar madera.
Si intentas cortar madera como un maestro carpintero, sólo conseguirás lastimar tu mano.

 
     
 
75
Volver al índice de poemas
     
 

¿Por qué el pueblo tiene hambre?
Porque los gobernantes se comen el dinero de los impuestos.
En consecuencia el pueblo tiene hambre.

¿Por qué el pueblo es subversivo?
Porque los gobernantes se inmiscuyen demasiado.
En consecuencia el pueblo es subversivo.

¿Por qué el pueblo desafía la muerte?
Porque los gobernantes exigen demasiado de sus vidas.
En consecuencia desafían la muerte con ligereza.

Teniendo poco por lo que vivir, uno no conoce el valor de la vida.

 
     
 
76
Volver al índice de poemas
     
 

El hombre nace tierno y débil.
Cuando muere es duro y rígido.
Las plantas verdes son tiernas y llenas de savia.
Cuando mueren son mustias y secas.

La rigidez y la inflexibilidad es la disciplina de la muerte.
La ternura y la flexibilidad es la disciplina de la vida.

Por eso un ejército sin flexibilidad nunca gana una batalla.
Un árbol inflexible se rompe con facilidad.

Lo duro y firme caerá.
Lo suave y débil prevalecerá.

 
     
 
77
Volver al índice de poemas
     
 

El Tao del cielo es como tensar un arco.
La parte de arriba baja, y la parte de abajo sube.
Si la cuerda es demasiado larga, se acorta;
si no es suficiente, se la hace más larga.

El Tao del cielo es tomar de aquellos que tienen demasiado y dárselo a aquellos que no tienen suficiente.
El actuar de los hombres es diferente.
Ellos toman de los que no tienen suficiente para darles a aquellos que ya tienen demasiado.
¿Qué hombre tiene más de lo que necesita y se lo ofrece al mundo?
Sólo el hombre del Tao.

De allí que el sabio trabaja sin reconocimiento.
Consigue lo que debe hacerse sin quedarse con ello.
No intenta demostrar su conocimiento.

 
     
 
78
Volver al índice de poemas
     
 

Bajo el cielo nada es más suave y flexible que el agua.
Sin embargo, nada mejor que ella para atacar lo firme y fuerte.
No tiene igual.
Lo débil puede vencer lo fuerte;
lo flexible puede vencer lo rígido.
Bajo el cielo todo el mundo sabe esto,
pero nadie lo pone en práctica.
Por eso el sabio dice:
Aquel que hace suya la humillación de su pueblo es el apropiado para gobernarlo.
Aquel que hace suyo el desastre de su país merece ser rey del universo.
A menudo la verdad suena paradójica.

 
     
 
79
Volver al índice de poemas
     
 

Tras una amarga disputa queda un gran resentimiento.
¿Qué puede hacerse?
Así el sabio conserva la mitad de su pacto
pero no exige su paga.
Un hombre de Virtud hace su parte,
pero un hombre sin Virtud requiere que otros hagan la parte que no terminó.
El Tao del cielo es imparcial.
Permanece junto a los hombres buenos todo el tiempo.

 
     
 
80
Volver al índice de poemas
     
 

Un país pequeño tiene pocos habitantes.
Y aunque hay máquinas que pueden trabajar cientos de veces más rápido que el hombre, no son necesarias.
El pueblo toma a la muerte muy en serio y no viaja lejos.
Aunque tengan barcos y carruajes, nadie los usará.
Aunque tengan armaduras y armas, nadie las mostrará.
Los hombres vuelven a hacer nudos en las cuerdas en lugar de escribir.
Su comida es común y buena, sus ropas hermosas pero simples, sus casas seguras;
son felices a su manera.
A pesar de que viven a la vista de sus vecinos,
y que los cantos de los gallos y los ladridos de los perros se escuchan por doquier,
todos dejan al resto en paz mientras envejecen y mueren.

 
     
 
81
Volver al índice de poemas
     
 

Las palabras sinceras no son hermosas.
Las palabras hermosas no son sinceras.
Los hombres buenos no disputan.
Los que disputan no son buenos.
Aquellos que saben no aprendieron.
Los que aprendieron no saben.

El sabio nunca almacena cosas,
y cuanto más hace por los demás, más posee;
cuanto más da a los otros, más grande es su riqueza.
El Tao del cielo es puntiagudo pero no lastima.
El Tao del sabio es trabajar sin esfuerzo.

 
     
  (Traducción: María Fernanda Celtasso)  
     
 

Nosotros no le decimos al pueblo "cree". Le decimos "lee".
FIDEL CASTRO

Cabecera de página