Isotipo de la Fundación de Poetas
La Blinda Rosada
ESPAÑA
La lista de la Fundación de Poetas
Poesía españolaPrimera Marathon de PoesíaSegunda Marathon de Poesía
     
POEMAS
1998
Blues para Billie
Los huérfanos hablan
Padrenuestro
Pedido tres: venderse el alma
Podrían ocultarse en otra nieve los pescados
Princeps tenebrarum
1999
Los gatos
Gourmet
Nunca
Noiseless
2001
Alegría (VI)
Cuatro poemas a un demonio
Inferno
Érase una vez
Diálogos del amor bestial
Primavera
Carta
AMPARO ARRÓSPIDE
 
   

Poeta española, nacida en Argentina. Ganadora del Gran Premio Jean Arthur Rimbaud 1998 en la Primera Marathon Electrónica de Poesía, del Primer Premio León Felipe 1999 en la Segunda Marathon Electrónica de Poesía y del Gran Premio Jean Arthur Rimbaud 2001 en la Cuarta Marathon Electrónica de Poesía, todas organizadas por la Fundación de Poetas y La Blinda Rosada.
En la actualidad es miembro honorario de la Fundación de Poetas y colaboradora permanente de nuestras publicaciones.

 

 
   
BLUES PARA BILLIE
Volver al índice de poemas
   
(In memorian B. Holliday)
 
   

Vivir era llorar, y le gustaba,
aspirar era pasar la aspiradora

Viajaba por embudos solamente,
sentada entre paredes y por túneles

Su pecho era el rencor -no lo sabía.
Su pecho era la almohada del silencio.
Su pecho eran dos senos sin la barba
de quien pinchó y rozó y alguna tarde
se marchó para siempre de su vida

Pudo llamarse Billie, pudo ser
la sombra de un encuentro entre nostalgias,
la ausencia desteñida por el blues
en la garganta hollada por el ron

Pudo llamarse Billie, pudo ser
entre añicos de amor cuando la tarde
abría su bostezo interminable
y algún teléfono sonaba umbilical

Entre aquel humo verde que crecía
de quién sabe qué abrazo de maría

Pudo ser cualquier tarde cuando Billie
rompió a cantar
o quiso el blues peinarla dulcemente

de lucidez:
"good morning, Miss Tristeza:
hermana, siéntate".

 

 
     
 
LOS HUÉRFANOS HABLAN
Volver al índice de poemas
     
 

-Tanto nos odiábamos que copulamos los fines de semana.
Unicamente así yacía nuestro padre
y le hacía cosquillas
al pensamiento disyuntivo. Usted no entiende
qué oculto, si las palabras no son ruido
¿qué oculto? Le confieso que a veces
ignoro a qué se refieren, como todos,
y las enchufo así, contracorriente

Irresponsable soy, muchacha loca.
Fueron años de ternura: él encaneció a mi lado en un instante. El lenguaje
¿comprende usted? fue mi padre: no sabía
dónde estaba ni cuántos rostros era: sospechaba
que podría perderle a pesar de todo: Y eso mismo me sostiene a su lado:
ese amor
ignorante cuando estábamos solos
en la ignorancia de nuestras almas
sin destino la vida
sin propósito: Huérfanos.

 
     
 
PADRENUESTRO
Volver al índice de poemas
     
 

Padre , que no eres nuestro
ni estás en los cielos,
adulado sea Tu nombre;
roguemos para que no se haga Tu voluntad
ni en la tierra
ni en los cielos;

El pan nuestro de cada día no lo darás
gratis, Padre,
y habremos de buscarlo
y habremos de buscarnos la vida
diariamente,
pero a pesar de eso
Te perdonamos,
sin creer en tus pecados ni en los nuestros,

Padre,

(Mas no me pidas el perdón de los deudores:
no aceleres mi ruina)

En la tentación juramos caer una y otra vez

Y del Mal no nos libres, porque somos libres.

Amén

 

 
     
 
PEDIDO TRES: VENDERSE EL ALMA
Volver al índice de poemas
     
 

Quisiera un alma tan grande como la ventana que de niña me recibía los
ojos sin sospechar desdenes ni fracasos ni melancolías ni desmayos del
espíritu ella sin sospechar siquiera que no habría tesoros que el mundo
adulto no envidiase sin ferocidad y en especial el suyo:

- El mayor tesoro es la infancia.

(...pero en realidad solamente cómodos, holgazanes, aprendiendo a llevar a
cuestas la duración que debía de ser ese sentido de durar y de no
perdurar, y sintiendo lo menos posible

¿porqué quererlo, entonces , hacerse mayor? ¿Ascender desde primero
hasta segundo? ¿Y desde tercero hasta cuarto y etc. como en una escala de
Jacob de la tierra al cielo improbable?
Donde al despertarse el calcetín sabía a beso de un pie, y el pelo en el peine
jamás podría ser el de aquel malvado hombre de la bolsa).

¿Venderse el alma?
¿Y tu alma vendida, rengueante, humillada, quién te la compraría?

 

 
     
 
PODRÍAN OCULTARSE EN OTRA NIEVE LOS PESCADOS
(Soliloquio de camionero y su madre)
Volver al índice de poemas
     
 

No, no es gracioso,
no me hace risa llevarme estos pescados
fríos en sus diamantes de hielo
toneladas de cadáver incorrupto para sus tiernos dientes
- el paladar de gente como tú y como yo, madre mía

No me hace gracia, no me da risa,
podrían ofertarme diamantes de otra cosa,
podrían ocultarse en otra nieve los pescados
que traigo cada día por tersa carretera
desde el norte hasta el sur, voy recorriéndome
-porque la ruta acaba sabiéndose
de memoria- los caminos internos
del conocimiento, madre mía,
y preguntándome
mientras conduzco este camión gigante
variando las respuestas de la moralidad
kilómetro a kilómetro
combinando las situaciones de la suerte
kilómetro a kilómetro
esa diosa que en su mano izquierda levanta un cuchillo
de pescadera
y en la derecha la balanza
madre mía
voy recorriéndome por dentro y en lontananza desechando
tus enseñanzas

Porque fuimos honestos, madre mía,
limpios como los dientes tras cepillarse
las espinas del pescado o del pecado

No me hace gracia, no, no me da risa
y a los pescados tampoco,
pienso en gánsters
y en bandas de mafiosos, que conozco,

y me veo pequeño, yo también exquisito
cadáver en la mesa
donde Fortuna tiende servilletas
por debajo cosquilléandome
con su pie desnudo, madre mía,

y tiemblo...

 

 
     
 
PRINCEPS TENEBRARUM
Volver al índice de poemas
     
 

Lamerán sus tobillos las sombras de la noche
cuando termine el baile, e hipnótico se apoye
en el talle de alguna, y pose su mirada
en aquel lienzo en blanco
que lo atrae,
le pide que lo rasgue con la carne de un beso,
con solo aquel aliento y anhelará tu cuerpo, tu cuerpo que no está....

Centauro
ciñéndose a tu vientre
como serpiente al tronco,
a sus colmillos cierra
el paso con la lengua
aterida y reptil,
mientras tú te despiertas del trance más profundo
y desearás morirte, brillantes las pupilas,
pasajera en su jungla, en su abrazo mortal...

Y lucharás a muerte contra la muerte lenta
que quiere emponzoñarte y era sólo el desliz
el deslizarse lento de su lengua en tu boca,
el arrastrarse sabio de la marea alta,
desangrándose en semen, tiempo,
y poco más...

 

 
     
 
LOS GATOS
Volver al índice de poemas
     
 
Dedicado a Jasón
 
     
 
Sabios emperadores de Bizancio
que plantean enigmas, 
bandoleros nocturnos, furias disfrazadas de sigilo,
guardianes de los límites, monjes de los recónditos
santuarios del tiempo, estatuaria
viva que dibuja en el aire
el instinto de una garra tendida a una paloma,
a la velocidad de la luz
y la revolución del sonido,
cuando acompasan al ritmo de su respiración los
                                              susurros del mundo
sultanes sin harén, salteadores de tejados,

burladores de dueños, escaladores natos
trapecistas de lo imposible, cuando caen
desde algún rascacielos
al hondo abismo de los triángulos
y a la fosa común de los relámpagos,
saltimbanquis de circos,
exploradores de madejas de lana
y laberintos de sueños donde el gato de 
                                             Cheshire les sonríe
fantasma de su dios  en  tejado de zinc
por toda la soledad atardecida
de su salvaje corazón cazado.

 
     
 
GOURMET
Volver al índice de poemas
     
 
El espacio bivalvo de su almeja
que se entreabre con florido asombro
al procaz deterioro de mi lengua,
enhebrándose en labios como pétalos
y puertas submarinas

Allí donde el encaje se compenetra en carne,
rezuma todo su sabor a alga,
túnel sombrío
a la otra parte…

Y a este cuerpo que se entreabre y que se ofrece,
transmutado, responde el mío 
clavándome la aguja del deseo
allí donde más duele, tornándome veleta,
topo en busca de huecos,
sin refugio posible,
frente a las arenas movedizas de sus muslos
que sólo sienten hambre
de mi lengua, de mis dedos,
del restregar furioso de sus senos,
Lo que me anega y sube
es su alma, buscándome.
Y tengo miedo
 
     
 
NUNCA
Volver al índice de poemas
     
 
Es tarde, se hace tarde en las orillas de tu
                                                                cuerpo.
Un barco de papel no atraviesa el silencio,
por la página en blanco que tus ojos no ven,

presa de mí, atrapada en el ser que soy,
animal acechante tras las altas ventanas
de la tarde, cumplidora de lunas,

bípeda implume, semejante en la imagen
y nada más, dueña del habla de las estrellas
mientras flores derrochan su hermosura
por un carmín de sangre, y se entreabre siempre
la puerta a oscuras. Será de noche.

2)
Así que estoy sentada a las orillas de tu cuerpo,
tan ancho como el mundo, tan pequeño
que cabe en mi pañuelo,
tan sucio que no vuela, preñado de montañas,
hecho de tierra y afán, lejano,
más allá…

Y caigo por este abismo de tu cuerpo,
de los confines del mundo que no habito,
la vorágine prieta donde aúlla la Furia,
y se quita el anillo para dármelo a mí…

3) 
Por ese sueño descenderemos. Asidos a una
                                                liana de palabras,
te llevaré en pañales de marsupial,
caminaremos juntos por la selva poblada de
                                                    tus monstruos,
Si tu destino es amenaza, corre
que yo seguiré sentada
haciendo ganchillo
lavando tu ropa
liando tus cigarros
a la orilla del río que es el pasar tu cuerpo por 
                              este mundo hecho de tiempo

Algún día me ahogué en él, con deleite
Pero de esas cosas no se habla…
 
     
 
NOISELESS
Volver al índice de poemas
     
 
Someone's fucking next door
a sort of whisper, scarcely panting
yet increasingly so,
water running, a flowing murmur,
in expectation I 'm listening in the dark
clouded in unknowing,
for whispers to climb up a
ladder to a certain sky
not feeling particularly jealous either
since their spontaneous concert is open for us all
to listen to and thus share
holy communion

the moaner
- a female, I can't
thorougly sympathise with
the breathless male her companion
only judging from the pitch of her moans,
but that's uncertain
does not prove the quality of encounters,
just her ability to state pleasure aloud,

Who knows about hidden tenderness,
the compassionate knots,
brocade of coordination
melting flesh into soul
and viceversa?

Wait, a night mare will rise on the edges of dawn
trotting into their bed, into their minds
to lie in between embracing them both
a night mare from the edges of dawn... 
something made of flesh and bones and soul...
Look at the three animals perspiring
 
     
 
ALEGRÍA (VI)
Volver al índice de poemas
     
 
Fuera de la conversación
te sientes raro

Dentro de la conversación
te ahogas

Tu lugar está en el borde
donde tiendes una tabla de sueños
a los náufragos

 
     
 
CUATRO POEMAS A UN DEMONIO
Volver al índice de poemas
     
 
I

Oh tú, daimon envuelto en rojo
Sabor de sangre, señor del asfalto
En llamas, de las piedras volcánicas
Del temblor bajo tierra

Arcanos de otro vientre que resiste la muerte
A manos de tu ímpetu,
Angel de la Vida, señor de los anillos,
De disipada frente y barba tan ramplona,
Imán de nuestros sueños, derrota de las noches
Burlador, hermano que acechas
En la espesura
Que incitas al baile, la risa y el amor
camaleón de los deseos,
Abismo del terror


II

No pretendas ahora
Salir de una fiesta de disfraces
Con tu traje de fuego y las ojeras
De hombre de mundo

Te alimentas del frío
Que se enardece sólo en el ocaso
De las cabezas locas en noches como ésta

Tus bigotes no bailan: erguidos otean
Horizontes de nubes para llorar incendios
Hundidas, suplicantes, no escuchamos
silbidos de más látigos que el tuyo
Mientras las sierpes trazan ochos en el suelo
Y desnudas de miradas al mundo por un rato

III

Fundirnos en tu abrazo no nos basta
Viajar en ti, 
seguir en ti la derrota y el rumbo
Brotar en llamarada de tu boca
Quemar
Paralizar en hielo
Despojarnos del tiempo mientras bailas
Sobre la destrucción, 
Alegrarnos en ti, perdernos
En los vericuetos del corazón salvaje
Y mientras el dolor lacera al mundo
Abrazarte en la cueva hasta morir.

IV

Esclavas sin eunucos, señoras del vacío
Sin guerreros ni dueños,
detrás del velo negro,
Y el olor a magnolia 
más sabias cada día
Esclavas y señoras 
Borrándonos la historia
Erosionándonos el mar de unos sargazos
Que dibujaban látigos en pieles

Tú eras el dador del olvido
El caballero negro despeñándose
En una zona oscura de la mente,
El lugar de la ausencia, indiferente,
Que un día se marchó detrás del viento
Y a todas arrojaba de su lado
Con el gesto de quien apaga un cigarrillo
Con los labios mojados
 
     
 
INFERNO
Volver al índice de poemas
     
 
Primer Círculo

Es un tentáculo casi lascivamente
acariciando la memoria, pero también un pozo

o círculo o anillo
de Moebius, tal vez, de la oscura memoria
hidra o laberinto

y el vértigo, el no saber, la ausencia
de la luz, el debatirse
a ciegas, el encogerse el ánimo

el desamor aciago, tentáculos del odio,
las velas

la gula amarga: para siempre

 
     
 
ÉRASE UNA VEZ
Volver al índice de poemas
     
 
i.

Nunca es aquí en el lugar sin nombre
donde sueñan los pinos y los robles taladran

De día a veces 
me atrevo a lo posible 

Pero tampoco es noche ese hueco en el musgo 
que asciende por mis piernas
serpea por el vientre
un sabor a nata turbia entre los dedos

ii.

-Espejo mágico, ¿quién es bella entre las bellas?
"Trízalo, niña de cuarzo", te diría
(pero es tarde)
Sólo un hombre de carne se interpone entre el espejo y tú,
y a un lado también yo espero
que dictamine tu belleza y me condene al veredicto


Eran mis posesiones, ¿cómo 
regalarte el hambre que sacio en sus miradas, 
la marea de plenitud que aún fecunda
la arena de mis pechos, eternamente árida
salvo en ese instante?
Perderlos en mí era mi afán,
saber quién era yo
en su adoración

No podría pensar, entonces, 
que sin espejo que atestiguase mi belleza
sería libre
ni que fui cautiva del espejo y del hombre

Te condené a la felicidad de verme derrotada
llevándote el triunfo 

Aquel era un espejo parlante, habré tenido otros
Recuerdo que lo abofeteé sin piedad aquella noche
en que dejé de encabezar el ranking

Tuve, es cierto, pajes que susurraban
miel en mis oídos
jardineros para la eternamente árida arina de mis pechos
¿Por qué prohibirte lo que yo tenía?
(No podría pensar, entonces:
mi crueldad se miraba en tu estupidez)
¡Qué tonta fuiste, Blanca Nieves!
tanto como esa otra niña blanca, la de las Cenizas,
y la que aún duerme esperando la mano de nieve que sepa templarla
Pero sobre todo tú, 
que creíste poder refugiarte 
en el chalet encantado adonde llegaré
una mañana invernal a ofrecerte manzanas
frescas como tus mejillas y verdes como labios de bruja

 
     
 
DIÁLOGOS DEL AMOR BESTIAL
Volver al índice de poemas
     
 
EL

¿Y si bebieras algo de mi angustia?
Ah chica, vaca loca,
diadema de tus cuernos en la luna
lunar donde arrodillo este deseo
de beberte la nuca despacito
y acariciar tus belfos humeantes

para sanar
de estas llagas sin fin del deambular

en almohadas de alfalfa rebullimos
cuerpo con cuerpo, mi ronzal y tus ojos
que se abren tan húmedos, 
tan hechos para mí, como que albergan
una mejor desdicha… Saber palparte
sin romper el hechizo, sin desearte humana

****

¿Puede pesar la dicha?
¿Enredarse a los pies como cardumen?
¿Crecer como un mosaico bajo hiedras?
¿Deslizarse embrionaria como un cáncer?

Mira mi boca, el agrietado cuarzo del futuro,
donde pesa el amor que no se nombra
de tanto pronunciarlo, y en el mejunje
señalan las vocales su horizonte.
Dibuja este color, el amarillo fiesta de los días
hacia el ocre, el ocaso donde se rinde en llamas
como un lienzo que grite desafueros
un Van Gogh de rodillas , todo un lujo
para quien ose alzar la voz y responder

Qué importa la locura, si todo sigue
siendo tan humano, 

tanto esfuerzo
por aherrojarte dentro de mis límites
dividir la sintaxis del mugido
espiarte con guantes y uniforme
multiplicar tu carne sin aromas

Comprendo que aborrezcas mi apariencia
Y en imposible amor marchamos juntos
por los días iguales
para hombres iguales

****

Tu lengua enorme
y mi pequeña ofrenda
y este deseo oscuro, hecho de muerte,
que clama por anegar a borbotones
los campos y las camas y sus gentes…

****

¿Y si comieras de este cuerpo infame?


ELLA

A la vera del aire
delimitas espacios
te tiendes a soñar
y mueres por la palabra: te despojas

¿cómo dormir sin tender a la otra orilla este hambre?
¿cómo no ansiar el puente al otro lado?
presientes, asustado por la puerta: 
resuenan
golpes, alguien llama, ¿estás ahí?

Cómo crecen raíces en tus piernas
y piensas: volaré de otra forma, y esperas
el tacto de las alas del pájaro
en las yemas de tus dedos
o en un sabor insólito del café
que vuelves a tomar en la cocina en sombras
mientras el día se apodera de algo oscuro

****

Vivirás otra vigilia que cercena
alas, raíces, despojos de preguntas,
y las envuelve en niebla donde se agitan diálogos
o a lo mejor envites, fintas, juegos
de esgrima a los que asistes, sólo de noche
te atreverías a blandir estoques;
la luz derrama luz; un humo verde
que se combuste aprisa por las tardes
y te deja ante un rostro conocido,

Es hora de crecer, de buscar en la niebla
y a tientas encontrar, temiendo
que seas tú quien deba inventar los diálogos
entre los personajes de un cuento a lo mejor fantástico
cuyo ritmo no podrás apresurar

****

Están ellos, también,
están los otros…
que tendrán hambre, del cielo y de la tierra,
y de mi carne palparás el temblor
No alzarás el machete.

****

Invitarte a comer
entre el cielo y la tierra
es inventar otra región donde decirte:
atrévete a arrojarte
vértigo abajo
Ahueca paja solar

Chupa mis cuatro pezones uno a uno:
la virgen de la leche espera

Si la palabra es mágica, ¿qué es el mugido, entonces?

 
     
 
PRIMAVERA
Volver al índice de poemas
     
 
Para qué engañarnos: No te amo
ni me gusta morderte el corazón
Mejor sacrificarse de una vez,
servir de altar al goce de los otros:
caníbales

 
     
 
CARTA
Volver al índice de poemas
     
 
No termino nunca de decirte adiós.
Aún tengo que contarte tantas cosas…
La rosa es tan estúpida,
sel día que se agita
como espuma por dentro,
estas atroces ganas de dejar de ser aire.

 
     
     
 

El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto.
CHARLES CHAPLIN

Cabecera de página