Isotipo de la Fundación de Poetas
La Blinda Rosada
TÉCNICAS
La lista de la Fundación de Poetas
Volver al índice
     
Rafael San Martín
RAFAEL SAN MARTÍN
 
   
MANUAL DEL POETA (1)
 
Principios de la comunicación
 
   
Publicado originalmente en La Blinda Rosada Nº 3, Mayo 1995
 
   
 

Se pueden distinguir, en general, seis factores en el hecho discursivo que fueran esquematizados por el lingüista Roman Jakobson de la siguiente manera:

 
     
 
CONTEXTO

DESTINADOR ----- MENSAJE ----- DESTINATARIO

-------------
CONTACTO
CÓDIGO

 
     
 

El destinador, según otras terminologías encodificador o emisor, es el que habla, escribe, gesticula, etc., y envía un mensaje (información) al destinatario (también decodificador o receptor). Para que este mensaje sea operante, requiere un contexto de referencia que el destinatario sea capaz de captar; un código común -total o parcial- entre emisor y receptor, y, por último un contacto, es decir, un canal físico y una conexión psicológica entre ambos que le permitan, tanto al uno como al otro, establecer y mantener una comunicación.
A su vez, cada uno de estos elementos determina una función distintiva del lenguaje. Si bien se distinguen estos aspectos básicos, es difícil encontrar mensajes que satisfagan una única función. La estructura verbal de un mensaje depende, primariamente, de la función predominante.

La función emotiva o "expresiva" tiene como eje al destinador y se caracteriza por la expresión directa de la actitud del hablante. Predomina en este discurso el uso de la primera persona y las oraciones exclamativas y desiderativas.

El desplazamiento hacia el destinatario determina la función conativa o "apelativa", con empleo del vocativo y el imperativo, y el dominio de la segunda persona.

Una ordenación hacia el contexto indica la función referencial, "denotativa" o "cognoscitiva", con uso de la tercera persona y formas impersonales que constituyen el hilo conductor de varios mensajes.

Tradicionalmente, el lenguaje se limitaba a estas tres funciones y a las tres puntas de este modelo: la primera persona, el destinador; la segunda persona, el destinatario; y la tercera persona, de quién o de qué se habla. Pero hay mensajes que sirven el propósito de establecer, prolongar o interrumpir la comunicación, certificar que el canal funciona (v.gr.: ¿Me escuchás?), para llamar la atención del interlocutor o confirmar si su atención se mantiene (v.gr.: Hola, ¿qué tal?). Este tipo de información caracteriza la función fática, patentizada a través de un intercambio profuso de fórmulas ritualizadas, con el simple objeto de establecer o de prolongar la comunicación.

Cuando el destinador y/o el destinatario quieren confirmar que están usando el mismo código,
es decir, cuando el discurso se centra en el código, se realiza la función metalingüística (v.gr.: ¿Me entendés?; ¿Qué querés decir?).

Por último, y por ser la función dominante de todo arte verbal, su determinante, la función poética, que es aquella caracterizada por la orientación hacia el mensaje mismo, la analizaremos in extenso. Si bien esta función, o sus alcances, no son patrimonio exclusivo de la poesía ya que está presente en todo mensaje, es precisamente la poética la que se interesa por los problemas de la estructura verbal. Muchos rasgos poéticos no pertenecen de forma unilateral a la ciencia del lenguaje, sino a la teoría general de los signos, esto es, a la semiótica general.
La función poética, al promocionar la patentización de los signos, profundiza la dicotomía fundamental de signos y objetos. Por tanto, al estudiar esta función, la lingüística no puede limitarse al campo de la poesía. Cuando Joan Manuel Serrat dice en un conocido tema suyo, Juan y José en lugar de José y Juan, lo hace indudablemente porque suena mejor, porque la precedencia del nombre más corto cae mejor al hablante. Hace uso de una configuración bien ordenada del mensaje. Atiende el principio poético de la gradación silábica. La medición de las secuencias es un recurso, que fuera de la función poética, no haya aplicación en la lengua. Sólo en poesía, con su reiteración regular de unidades equivalentes se experimenta el tiempo de la fluencia lingüística tal como ocurre con el tiempo musical.

 
     
 
GLOSARIO
 
     
 

función. Concepto referido a las consecuencias objetivas observables de los fenómenos sociales. En un nivel más amplio, función se refiere a la contribución de cualquier punto social o cultural para la supervivencia, persistencia, integración o estabilidad de la sociedad como un todo.
semiótica. Teoría general de los signos. Palabra acuñada por C. S. Pierce fundador de la lógica matemática.; acentúa la función lógica del signo. Para Umberto Eco se ocupa de cualquier cosa que pueda considerarse como signo y es la disciplina que estudia "todo lo que puede usarse para mentir".
semiología. Normalmente entendida como sinónimo de semiótica, privilegia la función social del signo.

 
     
 
BIBLIOGRAFÍA
 
     
 

"Introducción a las Ciencias de la Comunicación". Raúl N. Barreiros, Miguel Bianchi. Editorial Medios y Comunicación. Buenos Aires, 1979.
"Ensayos de lingüística general". Roman Jakobson. Editorial Planeta/Agostini, 1985.
"Tratado de semiótica general". Umberto Eco. Editorial Lumen, 1985.

 

 
     
 

Un poema es un espejo que camina por una calle extraña.
LAWRENCE FERLINGHETTIVer autor

Cabecera de página