Isotipo de la Fundación de Poetas
La Blinda Rosada
ESTÁN DE LA BLINDA
La lista de la Fundación de Poetas
Están de la Blinda
     
POEMAS
Mi plato
Intento
CARLOS ROLDÁN LEDESMA
 
   

Nací en 1946 en Sáenz Peña, provincia de Buenos Aires, pero por problemas de salud me llevaron a los dos años a San Miguel, cuyo clima era presumiblemente mejor. Estudié bachillerato y ya a los catorce decidí ser escritor. El cambio fue absoluto desde ese momento: leía todo lo que caía a mis manos: historietas, cuentos, novelas, revistas, diarios. Al salir de la secundaria me convertí en estudiante crónico: pasé por Filosofía, por Periodismo, casi entro a Psicología, estudié dos veces teatro, trabajé de periodista hasta que el miedo por mi vida me sacó de esa tarea para decidirme a ser fotógrafo placista (en Las Heras y Canning y también en Devoto). Cuando se hizo demasiado duro alimentar a la familia que por entonces había formado, a mi mujer se le ocurrió que me sincerara conmigo mismo y que estudiara algo seguro vinculado a mi gusto por la literatura. Hoy soy profesor de Lengua y literatura, y escribo mucho menos. Cuando hace unos años entré por primera vez en La Blinda -divorciado, muerto de hambre, en estado de necesidades múltiples- pude cumplir con una parte deficitaria de mi vida. Me urge publicar algo, instituirme de alguna manera como escritor. Y aquí estoy: juntando material para algo que quiero llamar La orsai conurba.

 
   
MI PLATO
Volver al índice de poemas
   
llenáte hijueputa
no con arroz o marroco
llenáte de milanesas y niñoenvueltos
de churrasquitos y puré
de tomatitos partidos con orégano
llenáte de la risa del asado oloroso y blasfemo
llenáte podrido malparido
no te quedés brillando que no es bueno
quiero ver tus sobras para un perro
tu pan recién comprado
tus lástimas al cesto.

 
 
INTENTO
Volver al índice de poemas
     
 
Rito de textos
reto de textos
roto de textos.
 
Rata de textos
de hábito de textos, de maneras,
de la ceremonia de los textos.
 
Que el decir se suspende, quiere
tirar por el aire las historias, una intemperie
de palabras de hueso al aire
un mundo carente y salvado
un estoy aquí
lívido en la marea
al pie del mundo engorroso
y viene el mar
me toca el mar
ni qué decirle.

 
     
     
 

El mundo podría ser aun peor. Podría ser perfecto.
WILLIAM GIBSON

Cabecera de página