Isotipo de la Fundación de Poetas
La Blinda Rosada
ESTÁN DE LA BLINDA
La lista de la Fundación de Poetas
Están de la Blinda
     
 
ANTONIO MENGS
 
     
 

Poeta español.

 
     
 
VARIACIONES SOBRE UN TEMA
MAL ESCRITO
 
     
 
[perpetuum mobile]
 
     
 
TEMA
 
     
 
soy un pobre por amor
de Dios denme una ayuda para mi
familia tengo tres
hijos duermo en la calle
estoy enfermo apiádense


denme una ayuda 
                                  estoy
por amor enfermo
duermo dios
                        apiádense
en la calle
tengo tres hijos
caridad de mi familia


por caridad vivo pobre
enfermo dios
                          y duermo
sin techo
necesito alimentar tres bocas
en la calle
hermanos pido


tengo por amor
vivo por caridad
pido en la calle
a Dios
             enfermo
bendiga tres bocas


hermano piedad
en la calle ayuda

duermo por amor
soy un pobre de Dios
enfermo
vivo mi familia


hermano vivo
soy en la calle
ayuda de Dios
y familia


soy un pobre vivo
por la caridad
                          hermanos
boca
defensa pido
Dios tiene a tres


sin techo tres bocas
abiertas dadme
algo por amor
por amor
de Dios Dios
os bendiga


os bendiga el amor
y el dios de mi familia
pido sin techo
y sin caridad
como un hermano


ayudadme
y seréis como Dios
daréis la enfermedad
de la caridad
a las familias
                        en la calle
por amor


amor, la calle
parece  un dios
familiar
cuando enfermo
no cesas de pedir


pides
y la familia sabe
que el amor
al enfermo
pedirá con tres bocas
Dios y más Dios


Dios pide familia
los tres hermanos
caritativos
le dejan dormir en la calle

 
 

…und so weiter, und so weiter

[Mientras este discurso quebrado ameniza el festejo en los salones, celebración de Año Nuevo, letrada Viena, una escena dantesca ha sido representada a plena luz.

Él se halla tendido junto a la fachada del comercio, y envuelto en cartones y trapos sucios, duerme. Delante suyo, agachado y de espaldas al público, el hombre de sobretodo gris se dispone a ejecutar un lance de particular virtuosismo.

Mezcla disimulo, ansiedad, temor, compone el elixir hirviéndolo sanguíneo y lo vierte en el cuenco del pordiosero. A cambio le recoge todas las monedas, las guarda en los bolsillos y se aleja apresuradamente.

Pese a la ingente cantidad de público allí convocado -se ha elegido para la muestra de la Obra una calle céntrica de la ciudad- no hay aplausos.

Tiempo de Prisas. Tiempo de Compras. Al fondo en la plaza, decorado despejado y frío del doceavo mes, el sol de mediodía le chilla agónicas palomas a la cetrina efigie de Don Quijote.]

 

 
     
 

Las computadoras no son confiables;
pero los humanos son menos confiables todavía.
LEY DE CONFIABILIDAD DE GILB

Cabecera de página