Isotipo de la Fundación de Poetas
La Blinda Rosada
ESTÁN DE LA BLINDA
La lista de la Fundación de Poetas
Están de la Blinda
     
POEMAS
Portal
Flash sin foto
Soldadura de gasa
¿Por qué dices?
Obediencia solitaria
Incendio
Para no leer en voz alta
Cuajadura de solsticios
Impermeable rojo
¿Dónde están los túneles?
BELKYS ARREDONDO
 
   

(Caracas, 1954). Poeta, editora y periodista. Realizó estudios en la Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas(1970). Es egresada de la Escuela de Comunicación Social de la U.C.V.(1989) Postgrado en Literatura Venezolana. Formó parte de los talleres de Creación Literaria del Celarg, coordinado por Juan Calzadilla (1997) e Igor Barreto(1998). Actualmente dirige el Taller Editorial El Pez Soluble, cuyo objetivo es el rescate de la memoria poética de la ciudad. Sus poemas aparecen en la antologías "Taller de Poesía para uso de Talleristas" (1998) y "Voces Nuevas" (1999), ambas publicaciones del CELARG. Ha publicado "Sagita" (1998) y una plaquette llamada "Abecedario Roto" (1999).

(En adelante diez poemas del libro inédito "De un grano de arena saldrá un pájaro")

 
   
PORTAL
Volver al índice de poemas
   
Tómala con los ojos
llévala adentro
cuando se asome el cuervo reanima su silueta
lentamente detente a adivinarla
encuentra lo poroso
pregúntale si siente
¿De bronce? ¿De aluminio? ¿Fría al tacto?
¿Húmeda?
vuélcale su color

Y ahonda, ahonda, ahonda

 
 
FLASH SIN FOTO
Volver al índice de poemas
     
 
En arco repetitivo
acaricia el estambre la famosa Penélope
sin más compañía que el punto imantado del deseo

cae polvo en los balaustres de la cama
araña va y viene, da la vuelta
sube pasa y gira

se arropa con sedas de cebolla
colcha y almohada
e ignora la parte más sola de su piel

donde no duele 

 
     
 
SOLDADURA DE GASA
Volver al índice de poemas
     
 
las recámaras aún no existen 
no he de dormir 

podría liberar formas 
abrir compuertas y arrebolar 

podría habitar la caja 
lanzar piedras al tejado de vidrio 

buscar la sombra de la espada 
sin anestesia ni suturas 

mas desabrigo el frío 
y corono la extrañeza del pájaro 

el aire hidrata 
la leche cuaja y flota 

y deshago albahaca con los ojos 
para comer de mí

 
     
 
¿POR QUÉ DICES?
Volver al índice de poemas
     
 
pude verlos
los acróbatas
¿qué traen?
cucharadas de tierra
la voz es cuenco
es eco sin montañas
tiembla el corazón en el mercurio
rueda y gotea

no es de día, no es de tarde, no es de noche

el vértigo es el adiós del miedo
escape de humo azul
-déjate llevar, confía
-¿qué hay en el vacío?
Trasiega quien se asoma a la ventana
y no lo sabe
evoca y porosamente agrisa
no todo está completo

no es de tarde, no es de día, no es de noche

voltea  
una ausencia la jala del hombro
de la espalda o del centro del centro
indefinida vuelve a la ventana
baja escaleras deja atrás reflejos
una delgada piel la cubre 
un légamo
cada cosa en su lugar

doblar cuatro puntas
acercar el fósforo al altar
nutrir la madera de aceites perfumados
sonar la campana
encontrar los objetos mágicos
llevarlos a la intemperie
ahora vuelve a subirlas
y deja dos palabras en tu buzón

no es de día, no es de tarde, no es de noche
 
     
 
OBEDIENCIA SOLITARIA
Volver al índice de poemas
     
 
lY cada nombre 
para darle peso a cada piedra

barco a cada mapa
a cada hombre oficio

y la piedra y el zapato sin nombre
son algodón de azúcar en los labios

y como amor y desamor son evidentes
el nombrador viaja a todas partes

restos de poesía
despiertos como niños en casa sola

y el diablo suelto.
 
     
 
INCENDIO
Volver al índice de poemas
     
 
Las escaleras gotean  
Llaman chasqueando  
Brilla el suave barandal
Lo toco y siento
Subo y siento
Paso a paso, medida tras acto malabar
Tomo el silencio como el abrigo de siempre  
Guardo los túneles que no han tenido luz

Para que alumbren

 
     
 
PARA NO LEER EN VOZ ALTA
Volver al índice de poemas
     
 
Mi cabeza arde. No la apaga otro fuego, 
tampoco la lluvia.  Campos de huesos, sombra 
atrapada.  Algo llora, volteo sorprendida como 
el niño que encuentra un jardín sonando.  
	No, no son estrellas, es la casa vieja,
	No, no es selva comprimida, es el parque 
de brujas, 
	No, no es el cuerpo felpudo, es la ausencia. 
	Son los nuevos ruidos que tengo.  El agua
 corriendo por las cañerías, el sótano oscuro 
donde prendí sonajas.
	Son los caminos trazados. Aprender el 
canto de cuna, levantarme a cumplir con la 
promesa de un futuro ajeno que digo mío.
	Llevar una caja en la cabeza para que los
 cabellos no se vean. Rojos, hebras de fuego. 
Independientes ventean.

	No, no acerques la mano
	te quemarían.
 
     
 
CUAJADURA DE SOLSTICIOS
Volver al índice de poemas
     
 
Para Eva
 
 
de mi infancia 
cuando alondra alzó viaje 
no bajé en la casa lavada 
al último escalón 
no recordé el frío de los metales guardianes 
ni el filo amarillo me mostró 
las primeras letra de la marcha 

ella eligió limando los bordes 
donde nadie la viera 
el lugar para dar el salto 

no vi las flores aplastadas 
ni el cajón donde quedó 
la terca fumarola 
el mago esparadrapo 
y las manchas chinescas 

estábamos de espaldas

 
     
 
IMPERMEABLE ROJO
Volver al índice de poemas
     
 
Los rasguños del violín dan el deseo de volar 
No hay ningún río y está su frescura 
No tengo el rostro empapado y los labios gotean 

Déjame junto al árbol 
en el último clavo ardiendo 
Déjame con el rostro lleno de hojas 
donde la alcantarilla canta 
más allá de lo que le está permitido al párpado 

el semáforo de verde pasa a verde 
se desnudan los parques 

sonámbulos buscan 
la moneda ciega del encanto 

donde no hay testigos

 
     
 
¿DÓNDE ESTÁN LOS TÚNELES?
Volver al índice de poemas
     
 
estrella parada sonriendo
si te queremos al norte te pintamos
si te queremos al sur te damos el color del no encontrar
estrella  no queremos el lugar impreciso
el descubrir agoniza doméstico
y lo lúcido y aprehensible naufraga

el pez irisado en saltos pide que lo veamos
más los ojos no ven
suena el mar
suena la magia incandescente
y al adelantar el pie
                
lo aprendido avanza 

 
     
     
 

Cuando mi mujer me dijo las razones que tenía para separarse de mí, me dieron ganas de irme con ella y dejarme solo.
ANÓNIMO

Cabecera de página