Isotipo de la Fundación de Poetas
La Blinda Rosada
POESÍA EN EL ROCK
La lista de la Fundación de Poetas
Poesía en el rock Poetas que cantan Poetas norteamericanos
   
   Bob Dylan
BOB DYLAN
 
   

Bob Dylan tiene ganado un lugar de privilegio en la poesía norteamericana. Tanto él como otros poetas de su generación (Kerouak, Corso, Ginsberg y Ferlinghetti) continúan influyendo los jóvenes autores de hoy en día. La canción que se transcribe a continuación pertenece al álbum Autopista 61 Revisitada (Highway 61 Revisited), 1966.

 
   
LA CALLE DE LA DESOLACIÓN
 
   

Están vendiendo postales del ahorcado
Están pintando los pasaportes de marrón
El salón de belleza está lleno de marineros
El circo llegó a la ciudad
Aquí viene el comisionado ciego
Lo tienen en apuros
Con una mano sostiene la cuerda del equilibrista
La otra está en sus pantalones
Y la brigada antiterrorista no descansa
Necesitan un lugar adónde ir
Mientras mi mujer y yo salimos esta noche
De la calle de la desolación

Cenicienta parece tranquila
"Lleva una vida conocer a alguien", dice sonriendo
Y pone sus manos en los bolsillos de atrás
A la manera de Bette Davis
Entonces entra Romeo gimiendo
"Creo que me perteneces"
Y alguien dice "Estás en el lugar equivocado amigo mío
Mejor te vas"
Y el único sonido que permanece
Cuando las ambulancias se retiran
Es el sonido de la escoba de Cenicienta
Barriendo la calle de la desolación

Ahora la luna está casi oculta
Las estrellas comenzaron a esconderse
Incluso la adivina
Ha metido todos sus bártulos adentro
Todos salvo Caín y Abel
Y el jorobado de Notre Dame
Todos están haciendo el amor
O esperando que llueva
Y el buen samaritano se viste
Para el carnaval que habrá esta noche
En la calle de la desolación

Ofelia está junto a la ventana
Por ella siento tanta pena
Cumple veintidós años
Y ya parece una mujer madura

Para ella la muerte es muy romántica
Ella usa una coraza de hierro
Su profesión es su religión
Su pecado es la falta de vida
Y aunque sus ojos estén fijos
En el gran arcoiris de Noé
Gasta su tiempo husmeando
En la calle de la desolación

Einstein disfrazado de Robin Hood
Con sus recuerdos en un arcón
Pasó por aquí hace una hora
Con su amigo un monje celoso
Parecía tan inmaculadamente temeroso
Mientras recogía una colilla
Después se retiró oliendo alcantarillas
Y recitando el alfabeto
Ahora no pensarías ni en mirarlo siquiera
Pero el fue famoso mucho tiempo atrás
Por tocar el violín eléctrico
En la calle de la desolación

El Dr. Mugre conserva su mundo
Dentro de una copa de cuero
Y todos sus pacientes asexuados
Están intentando hacerla estallar
Su secretaria, una perdedora local
Está a cargo del agujero de cianuro
Y conserva las cartas que dicen
"Ten piedad de Su alma"
Todos tocan silbatos de plástico
Los puedes escuchar
Si inclinas tu cabeza
Sobre la calle de la desolación

A través de la calle colgaron cortinas
Se están preparando para la fiesta
El fantasma de la ópera
Es el vivo retrato de un monje
Alimentan a Casanova con cucharas
Para hacerlo sentir más seguro
Entonces lo matarán con autoconfianza
Después de envenenarlo con palabras

Y el fantasma le grita a unas niñas esqueléticas
"Váyanse de aquí si es que no lo saben
A Casanova lo están castigando
Por ir a la calle de la desolación"

A medianoche todos los agentes
Y la multitud sobrehumana
Salen y rodean a todos
Los que conocen más que ellos
Entonces los llevan a una fábrica
Dónde se les coloca una máquina de infartos
Sobre los hombros
Y los vendedores de seguros
arrojan querosén
Desde los castillos
Para comprobar que nadie escape
De la calle de la desolación

Gloria al Neptuno de Nerón
El Titanic navega al amanecer
Y todo el mundo grita
"¿De qué lado estás tú?"
Y Ezra Pound y T. S. Eliot
Pelean en la torre del capitán
Mientras cantantes de calipso se ríen de ellos
Y los pescadores sostienen flores
Entre las ventanas del océano
Dónde flotan adorables sirenitas
Y nadie tiene que pensar demasiado
En la calle de la desolación

Sí, recibí tu carta ayer mismo
(A la hora en que el picaporte se rompió)
Cuando preguntabas que era lo que hacía
¿Estabas bromeando, no?
Toda esta gente de la que hablas
Sí, los conozco, son completamente inválidos
Tuve que recomponer sus caras
Y darles un nombre diferente
Ahora no puedo leer muy bien
No me envíes más cartas por favor
No, a no ser que las despaches
Desde la calle de la desolación

 

 
     
  (Traducción: María Fernanda Celtasso)  
     
 

El que sabe no habla. El que habla no sabe.
TAO TE KING

Cabecera de página