Isotipo de la Fundación de Poetas
La Blinda Rosada
 EDITORIALES
La lista de la Fundación de Poetas
Volver al índice
   
 
Aes triplex circa pectus (Febrero 2002)
 
     
 

Y dijo Jesús:
Ved los lirios del campo como crecen:
no hilan ni tejen,
pero ni Salomón en toda su gloria
se vistió con semejante ornamento.

 

La Blinda Rosada cumple su séptimo año desde su creación como órgano informativo de la Fundación de Poetas. Nacida al calor de la noche y del alcohol resulta lógico que rara vez haya cumplido su cometido original. Durante ocho números de papel vagabundeó por el desolado panorama de la cultura marplatense que la viera nacer, visitó alcantarillas y despachos oficiales, escuelas de barrio y facultades, refugios y tabernas; después eligió, para morir, un día cualquiera bajo un cielo oscuro y tormentoso que anunciaba tempestades demoradas.

Nadie pareció advertir su penosa desaparición. Algunos académicos ineptos sólo alcanzaron a lamentar la pérdida de citas propicias para vestir sus discursos vacíos. Yo diría que el silencio maduró la historia. Al tercer año, exacta parábola del tercer día tomando en cuenta la distancia, La Blinda Rosada volvió a la vida. En su nuevo formato, de orientación electrónica, las dificultades se exageraron. Pero también se exageró su alcance.

Al cabo del tercer año en línea y con más de un millar de miembros, su foro de discusión atestigua una idea imperfecta pero valiosa, que requiere mayor esfuerzo por parte de todos los que directa o indirectamente le damos vida a esta mínima expresión del universo que es la blinda.

La intensa participación en las marathones electrónicas anuales de poesía y cuento, ya en su cuarta y tercera edición, respectivamente, expresa el creciente interés por un evento que se convierte, paso a paso, en un clásico de la red.

Con réplicas de la publicación en Brasil, Italia, Inglaterra y próximamente en Suecia, alentamos a todos los poetas del mundo a unirse en este proyecto que reniega del poder y del mercado, y que sólo quiere hablar del delicado placer de la escritura.

Quiero entonces, en este cuarto año de existencia electrónica que iniciamos, agradecer a todos —amigos y enemigos— por hacer de la blinda un espacio mejor. A los primeros por su inagotable esfuerzo, espíritu crítico y solidaridad. A los últimos por habernos marcado, muy a su pesar, el camino a seguir.

Frente a un mundo que se derrumba, no es poca cosa.

 
     
 
El director
 
     
 

Se rió porque creyó que no le podían acertar
—no imaginaba que estaban practicando cómo errarle.
BERTOLD BRECHTVer autor

Cabecera de página