Isotipo de la Fundación de Poetas
La Blinda Rosada
 EDITORIALES
La lista de la Fundación de Poetas
Volver al índice
   
 
La sociedad de los poetas muertos (Junio 1995)
 
     
  Wallace Stevens escribió -imagino una tarde despejada y de alma quieta- que el poeta es el sacerdote de lo invisible. Si acaso esto no fuera más que un tropo literario, si los poetas en verdad poseyeran esa capacidad de revelar lo invisible, es un pésimo negocio el que se está realizando al excluirlos de la esfera de producción de pensamiento, condenándolos prematuramente a la más tenebrosa de las tumbas. Afortunadamente, los poetas dejan cadáveres que se resisten a morir y se vuelven incordiosos a la hora de enterrarlos. Baste recordar el terrible e infructuoso esfuerzo de Franco por acabar con Federico. Los poetas cuando son verdaderos, crecen y cantan más allá de la muerte. Y a menudo, al igual que Gardel, cada día mejor.
En este momento, en el umbral del tercer milenio, cuando el desprecio por la vida tiene las manos llenas, cuando el éxito económico está por encima de cualquier aspiración y cuando aún el arte mismo con frecuencia repite como un eco estúpido el discurso de la muerte, son esos cadáveres obstinados en vivir los que acusan y acorralan la palabrería hueca del poder.
Los buenos poetas casi nunca utilizan palabras complicadas, porque a diferencia de los políticos en campaña que privilegian el arte de no decir nada con la mayor cantidad de palabras, que basan la concreción de sus objetivos en la impenetrabilidad de su retórica con el mezquino propósito de llenarse los bolsillos, el poeta dice muy poco y ni siquiera tiene bolsillos que llenar. Es que no busca, sino más bien que encuentra. Necesita detenerse en los detalles mínimos porque allí residen los signos y los secretos de la vida, ocultos bajo una apariencia insignificante para el resto de los mortales. El poder necesita eliminar y neutralizar a los auténticos poetas y reemplazarlos por grotescas imitaciones que vociferen y propaguen su discurso cretinizante.
Poetas por venir: vuestro deber es la destrucción. La destrucción del vacío que nos rodea, para que las artes retornen del exilio en que se encuentran. Lo importante -al decir de otro gran poeta español- no es llegar solo ni pronto, sino con todos y a tiempo. El arte es la más exigente de las militancias porque nos ocupa tanto la vigilia como el sueño.
Aprovechemos estos tiempos. Y también que el poeta es el único soldado que después de muerto, sigue combatiendo.
 
     
 

El Director

 
     
     
 

 Caminé por las calles que recorrieron, y siguen recorriendo, todos los habitantes de Ulysses.
JORGE LUIS BORGESVer autor

Cabecera de página