Isotipo de la Fundación de Poetas
La Blinda Rosada
 EDITORIALES
La lista de la Fundación de Poetas
Volver al índice
   
 
Nanosoft (Junio 2000)
 
     
 

Es curioso observar el énfasis antimonopólico de una sociedad fundamentalmente monopólica como la norteamericana. Esto viene a cuento por el fallo de la justicia de los Estados Unidos que dispone la división de Microsoft en dos o más compañías, supuesta defensa de la libertad del consumidor mediante. Si bien el Sr. William Gates III, más conocido como Bill, difícilmente pueda ser considerado algo más que un ingenioso hombre de negocios, cabe concederle el mérito de haber extendido la computación a sectores virtualmente impensables hace apenas unos pocos años atrás, gesto nada frecuente en la saga de empresarios norteamericanos de la madera de Hirsch ó Rockefeller que sí contaron con el apoyo de su sistema judicial para fundar sus monopolios. Bill había pirateado oportunamente el sistema operativo que dio en llamar -en un esfuerzo de imaginación sin precedentes- Windows a la compañía Apple que lo implementara en su proyecto LISA (1982) después de que Steve Jobs (creador y, a la sazón, dueño de la manzanita) adquiriera legalmente los derechos del sistema WIMP (Windows, Icons and Mouse Programming) pertenecientes a los verdaderos padres de la criatura: la compañía Xerox Palo Alto Research que lo había encajonado en 1976 por no encontrarle aplicación práctica (¿?). Claro que el amigo Bill perdió el consecuente juicio y tuvo que abonar a Apple unos $100.000.000, si bien para el momento en que hizo efectivo el pago ya había obtenido un beneficio muchísimo mayor. Por qué resulta este superpirata perseguido por un sistema acostumbrado a prohijarlos, es un dilema que deberá tenernos sin cuidado a quienes no disponemos de otro capital como no sea el de la palabra. Moraleja: los peces grandes son comidos (o al menos seccionados) por otros peces más grandes.

 
     
 
El director
 
     
 

No liberes a un camello del peso de su joroba;
podrías estar liberándolo de ser un camello.
G. K. CHESTERTON

Cabecera de página