Isotipo de la Fundación de Poetas
La Blinda Rosada
 EDITORIALES
La lista de la Fundación de Poetas
 Volver al índice
   
 
Adiós a Gutemberg (Julio 1995)
 
     
 

El creciente y sostenido desarrollo de la informática, con la variedad de aplicaciones multimedia que presenta, es un fantasma que parece preocupar a muchos, especialmente a los amantes incondicionales del libro, que sienten una nostalgia prematura por su desaparición. En realidad lo que está desapareciendo es la imprenta. Y es que uno de los rasgos positivos de esta revolución binaria es, precisamente, la posibilidad de publicar de manera absolutamente autónoma. La Blinda Rosada es un buen ejemplo de tal aseveración. Con programas editoriales expertos, operados en una computadora de bajo costo, una impresora láser de mediana resolución y una fotocopiadora de buena calidad, el sueño de la editorial propia es una realidad. De alguna manera la tecnología ha socializado la palabra impresa, hecho incontrovertible que los poetas deben saludar entusiastamente antes que atacar. Aquellos que siguieron de cerca la transformación de la informática, habrán observado que hace algunos años los especialistas insinuaban que el papelerío de las oficinas se iba a reducir de forma notable, premisa falsa hasta decir basta: el consumo de papel ha aumentado considerablemente y de hecho ocasiona más de un dolor de cabeza a los sectores ecologistas.

Es raro encontrar hoy día un escritor que no disponga de una computadora -propia o prestada- para llevar adelante su tarea. Nos estamos despidiendo tanto de Guttemberg como de las plumas y las Underwood, lo que no deja de ser algo beneficioso, siempre y cuando se atienda más el producido que la herramienta en sí. ¿Por qué preocuparse por la desaparición del libro si las ideas siguen siendo relevantes? Antes bien deberíamos preocuparnos por otro fenómeno característico de nuestra era: la monoplanarización del pensamiento, la pérdida de la perspectiva holística, el matrimonio de la estupidez con la riqueza, síndrome latente e inconfundible en muchos medios de comunicación.

La informática -como la semiótica- es una ciencia imperialista; no por su carga ideológica, sino por la cantidad de áreas y disciplinas que invade en su desarrollo, y esto ya representa una ventaja de por sí. Atendamos nuestros asuntos y dejemos de pensar que la nostalgia ya no es lo que era.

Para los que recorren caminos con corazón, poco importa si no lo hacen a pie.

 
     
 
El director
 
     
 

Pon tu mano sobre una estufa caliente por un minuto y te parecerá una hora. Siéntate con una chica hermosa durante una hora y te parecerá un minuto. Eso es la relatividad.
ALBERT EINSTEIN

Cabecera de página